Animales de Poder

Un animal de poder o animal totémico es aquel que refleja las cualidades de nuestro ser, con el que establecemos una resonancia energética, sirviéndonos de guía en el camino de la vida. Puede expresar aquellas cualidades de las que somos conscientes y que son muy evidentes en nosotros mismos, pero también hay animales de poder que reflejan cualidades que no reconocemos, nuestra sombra, demandando ser integradas para  manifestar nuestra verdad interior de forma más plena.


De igual manera, pueden mostrarnos características necesarias para atravesar un momento determinado de nuestra vida, una situación particular, ayudándonos a abordarla de manera más sabia y congruente.  

En todo, caso su función es siempre guiarnos, protegernos, enseñarnos, sanarnos y hacernos más conscientes. 

Un animal de poder puede aparecer en sueños, en estados alterados de conciencia, estar latente en nuestra vida al sentir una especial predilección o, incluso, por el contrario, un particular rechazo hacia el mismo, también puede presentarse de forma repetitiva de las maneras más insospechadas, ya sea a través de fotografías, de la publicidad, etc., por ello es importante estar atentos cuando notamos esa especie de sincronicidad que nos anuncia la presencia de la energía de un animal de poder particular en nuestra vida.


Todos tenemos uno o más animales totémicos e, incluso, puede que estos vayan variando a medida que evolucionamos.  Reconocer un animal de poder es aceptar una parte de sí mismo, es estar dispuesto a aprender lo que tiene que enseñarnos sobre nuestro propio ser y sobre la vida;  aceptarlo y honrarlo es recibir la bendición de su medicina.





El primer animal de poder del que os hablaré es un ser muy especial... Poco a poco iré agregando más animales, espero que encontréis la medicina que necesitáis en alguno de ellos:


La Libélula:

Foto:  Dmitriy Monastyrskly

La belleza y perfección de la naturaleza nos deleita con seres mágicos como este... La libélula como animal de poder representan cambios, transformación, la capacidad de la mente para usar esos cambios a favor y el papel que juegan nuestras emociones en ello, aprendiendo a flotar sobre ellas, como lo hace la libélula en el agua...  Es un animal transmutador, que surge del agua estancada como un ser alado capaz de elevarse y trascender ese estado de estancamiento.

Es símbolo también de ligereza, delicadeza y atención a las corrientes fluctuantes que anuncian cambios en la vida y con las que hay que aprender a fluir en el ciclo natural de la existencia.  Representan entonces la capacidad de vencer la adversidad, así como también el dominio de la habilidad de volar con la máxima eficiencia y el mínimo esfuerzo, a gran velocidad y en cualquiera de las direcciones posibles, simbolizando así autodominio y máximo aprovechamiento de las propias capacidades, con simpleza, naturalidad y agilidad.

La iridiscencia de sus alas les aporta un cariz mágico, que nos recuerda las diversas manifestaciones de lo ilusorio, que nos sorprende con su colorido y su constante movimiento, atrapando nuestra atención, para luego mutar y darnos un color diferente.  Nos recuerda así, que no hay que aferrarse a lo ilusorio, sino saber apreciarlo sin apego.  Otro dato interesante de estos pequeños seres es su potente y magnífica visión de casi 360º, que le aporta una amplia perspectiva de su entorno, lo cual le hace ser más consciente de donde se mueve y de todo lo que le rodea.


El Poder Sanador de la Naturaleza



Siente el llamado de la naturaleza y familiarízate con la fuerza de sus elementos…  En ella encontrarás un reflejo de tu propio ser, conectando así contigo mism@.

A veces, incluso, es necesario hacer catarsis y que mejor que la naturaleza para ello, ella nos ayuda a sanar y nos reconforta con su belleza, sus sonidos, su silencio, su poder y su magia.

Cada lugar te brindará algo especial y diferente, pero siempre muy enriquecedor...


Playas:


La playa, por ejemplo, es un lugar maravilloso de sanación;  su agua salada limpia y purifica todos tus cuerpos: físico, mental, emocional, energético; facilitando que sean un mejor vehículo para tu espíritu, armonizándote y acelerando tu sanación en cualquier ámbito.  El sol, la arena y el aire, así como los iones negativos producidos por el oleaje, también te ayudarán a limpiarte y armonizarte.  Es un lugar que permite recrear cuerpo, mente y alma, esparcirnos, jugar y relajarnos.  

Acude a la playa cuando necesites contactar con tu niñ@ interior, revitalizarte, limpiarte, sanarte y disfrutar de la alegría de estar vivo.




Ríos:


Los ríos también son excelentes lugares de sanación; Cuando estés cerca de alguno o te bañes en él pídele que se lleve cualquier negatividad que pudiese haber en tu interior o en tu cuerpo energético.  Si por alguna razón sientes llorar, hazlo, permite que el río que se lleve esa tristeza y solicita sanación a la Madre Tierra, al Padre Sol, a tus Guías, Maestros o Yo Superior, según  tu fe y creencias, el todo es liberarte del dolor y sanarte, para que la alegría pueda florecer en ti.  El río te recordará la fluidez, te cantará su melodía acuosa, te impregnará de su frescura y te limpiará. Además, los iones negativos que produce el agua en movimiento, sobre todo, cerca de sus cascadas, son altamente sanadores.  

Visita los ríos, especialmente, cuando quieras limpiar todo tu ser, cuando te sientas estancado o tengas emociones que quieras soltar y dejar ir.


Montañas:


La montaña nos ayuda a tener una visión más elevada, a recordarnos cuan fuerte somos, a superar obstáculos y limitaciones y también a saber cuáles son los límites que define la sana prudencia y que nos permiten estar a salvo.  Es un excelente lugar para el aislamiento y la introspección, para conectar con los planos superiores, pero también con la fuerza telúrica, presente en las rocas y que nos acerca al inmenso poder, fuerza y sabiduría de la Madre Tierra.  La montaña es un lugar para elevarnos, tomar perspectiva, madurar y crecer, sanar la estructura de la personalidad, recordarnos que somos capaces de llegar más alto de lo que creemos, reforzando nuestra autoestima y a veces, también, nos da lecciones de humildad, al mostrarnos que el exceso de osadía no es más que un reflejo de nuestra arrogancia.  Además, en muchas de ellas podemos encontrar plantas aromáticas y medicinales maravillosas, tales como romero, tomillo, lavanda, etc.

Acude la montaña siempre que necesites tomar perspectiva, aislarte del bullicio de la ciudad y fortalecer tu Ser.


Selvas y Bosques:  


La Selva y los bosques nos ofrecen la conexión con lo más puro, con todo lo sagrado, con la energía sanadora de las plantas y los árboles, los cantos de las aves y sonidos de otros animales, que nos recuerdan nuestra hermandad con otros reinos de la naturaleza.  Estos lugares nos acercan a la pureza sanadora del agua de los ríos y constituyen grandes reservorios de medicina, puede decirse que son la gran farmacia de la naturaleza.  Selvas y bosques nos bendicen, sanan, renuevan y revitalizan con su energía y además nos recuerdan que el verdadero hogar está en la naturaleza.  Nos enseñan el rostro puro de la Madre Tierra, que es también un reflejo manifestado de nuestra belleza y pureza interior, brindándonos así paz de espíritu.  

Visita estos lugares cuando necesites reencontrar tu esencia salvaje, divina y sagrada.




Desiertos:


Los desiertos nos ofrecen el silencio, la visión de la impermanencia y la sensación de horizonte infinito que nos invita a ir más allá, por ello nos recuerdan lo relativo de la existencia material, nos instan a desarrollar la fe, a reconocer lo verdaderamente importante, que es lo trascendente, aquello que nos anima a caminar más allá, a través del silencio, en busca del agua, que representa en el plano físico la vida y en el espiritual la sabiduría del alma, adquirida a través de las emociones, que nos permiten sentirnos vivos, que pueden darnos la vida si son limpias, pero pueden enfermarnos si están contaminadas.  

Acude al desierto cuando necesites pleno silencio, recordar la impermanencia, revisar tus emociones, reconocer lo trascendente y discernirlo de lo intrascendente y valorar y agradecer todo lo bueno que la vida te ofrece.




Campos:


El campo nos brinda el contacto con la tierra fértil, con la abundancia, reforzando nuestra autoestima al reconocer en ese reflejo externo, que toda buena semilla que plantemos y cuidemos en nosotros nos bendecirá con sus frutos, siendo un regalo de abundancia y un recurso para nosotros que también puede beneficiar a quienes nos rodean.  El campo aumenta nuestras ganas de ser productivos y de cultivar nuestros recursos internos y externos para tener una vida plena, próspera y alegre.  

Acude al campo cuando requieras reconectar con el sentimiento de prosperidad y abundancia, recordar que tienes recursos inexplorados o desaprovechados y animarte a cultivarlos, reforzar tu autoestima y tus ganas de disfrutar de la plenitud y la alegría de vivir.


Se consciente, respeta, ama y cuida la naturaleza, ella es la fuente de la vida y un libro viviente repleto de Sabiduría.

La Comunión Cósmica

Somos un microcosmos y como tal tenemos la capacidad de establecer una comunión con el macrocosmos y esa comunión y comunicación se establece a través del Amor, que es la esencia de todo, desde lo infinitamente grande hasta lo infinitamente pequeño. Tenemos un templo a nivel microcósmico que es nuestro cuerpo y otro a nivel macrocósmico que es la Tierra.  


Cuando estuvimos en el útero materno, nuestra madre fue también nuestro templo, donde habitábamos, entonces estábamos dentro de varios templos simultáneamente, nuestro cuerpo, el de nuestra madre, el de la Tierra y la cosa sigue... Porque el Universo es un fractal que se extiende hasta el infinito. Así mismo, cada una de nuestras células, pequeños mundos microcósmicos que conforman nuestra estructura, son templos en sí mismos, cada una contiene la esencia, la Vida, el Amor, la Luz, por ello cada acto de comunión con el Universo debe ser pleno, la comunión se establece con ese principio presente tanto en nuestras células y átomos que nos conforman como con los otros seres, con la Madre Tierra, con el Macrocosmos en su totalidad, en el reconocimiento pleno de que somos Uno, la comunión consiste entonces en entrar en la más pura resonancia del Amor.

GEMOTERAPIA ✰ Amatista

La amatista es una variedad de cuarzo de color púrpura o violeta y es conocida como el cristal de la transmutación.  Su función básica es de purificación y protección, ayudándonos a transformar las negatividades, ya sean internas o provenientes de nuestro entorno, en energía positiva, procurando así la armonía y la paz.  Facilita la liberación de miedos y bloqueos, reduce el stress y estimula la intuición y las capacidades psíquicas en general.

Es una piedra también muy favorable para inducir estados de relajación y conexión espiritual, siendo una gran aliada en la práctica de meditación.  Es recomendable en casos de insomnio colocarla bajo la almohada pues ayuda a conciliar un sueño profundo y reparador y a reducir las pesadillas.  Es ideal para momentos de convalecencia  y también para acompañar procesos de duelo emocional, ya que calma y regenera, haciéndonos sentir más reconfortados física, mental y emocionalmente.


Foto:  CC Didier Descouens

Desde la antigüedad ha sido utilizada como antídoto para la embriaguez, de hecho, su nombre proviene del griego amethystos (no borracho) y según el mito, Dios dionisio, pretendía a una doncella que quería conservar su castidad, al verse acosada por este y pidiendo la protección divina, fue escuchada por la Diosa Artemisa, quien la convirtió en una roca blanca, quedando así a salvo de los irrefrenables deseos de Dionisio, este al ver a la Doncella convertida en piedra se disculpó con ella ofrendándole vino, tiñéndola así de púrpura.

Así mismo, es recomendable su uso en cualquier tipo de adicción, ya que contribuye a liberarse de la dependencia y los excesos.

Esta piedra también ayuda a sanar el dolor de cabeza, las migrañas y equilibra el sistema nervioso, siendo útil en casos de depresión y  ansiedad.  Es una piedra muy indicada para el sexto y el séptimo chakras y guarda gran afinidad con el signo Piscis.

TAROT ✰ El Mago


La mente despliega la aurora boreal del trampantojo... La vida es una obra de teatro, viste tu atuendo y representa el personaje...  La mágica ilusión se desmelena, hace su acto y de su acto una creación... Surge la danza de la realidad, atada al vaivén de las esferas, como hilos que trasportan la mística expresión de lo infinito, tejiendo, en un tapiz interminable, la fascinante armonía de las cuerdas, en ella nos atrapa, más todo a un fin responde, que el Ser pueda animar los elementos que lo alojan... Cuerpo, mente, todo cobra vida… El Mago erige en alto la voluntad conquistada… En consecuente comunión, la vara giratoria, bipolar, como todo instrumento, conecta lo de arriba y lo de abajo, acatando el mandato de la prístina esencia.  Es dueño de sí mismo si se entrega a su sino y lo comprende y representa en la tierra la quintaesencia de aquello que en el cielo emerge, lo escrito en la morada serpentina de los dioses, así, se manifiesta.  El mago es médium, sacerdote e iniciado, mezclando sabiamente el aire y el fuego, la tierra y el agua, permite que florezcan las ideas y los hechos…  La pureza y la pasión se entrelazan en un mismo territorio cuando una mente clara aviva la llama interior y un alma cristalina es el fluido que apelmaza la materia, creando una amalgama útil al Cosmos.  Pensamiento, palabra y movimiento, todo en perfecta armonía, son su signo… Todo es claro y efectivo cuando hay una congruencia, que sin autodominio es imposible de encontrar… La sabiduría es el confín sin fin de sus designios, todo responde a un plan, nada es azar, aunque pudiera parecerlo.



                                           
Características:  Comunicación, inteligencia, destreza, movilidad, previsión, reflexión, concentración, autodominio, voluntad aplicada, lógica, diplomacia, determinación, instrucción, utilidad, persuasión, astucia en el sentido positivo, esa que nos hace ser precavidos para evitar errores o engaños y aprovechar optimamente las posibilidades que brinda la vida.

Defectos, cuando su energía está mal integrada:  Dispersión, imprudencia, astucia en el sentido negativo: engaño, charlatanería, disimulo; hipocresía, la voluntad es aplicada con fines oscuros o totalmente egoístas, oportunismo, flaqueza, ineptitud, desacierto, inutilidad, incertidumbre, presunción.


El Mago puede verse representado por: El intelectual, el escritor, el comunicador (conferenciante, periodista, etc.),  el alquimista, ya sea en el sentido material o espiritual, el artesano, el comerciante, feriante, comercial, marchante o representante, el viajante, el transportista, el tarotista, el iniciado, el sacerdote, el médico, el chamán, el sanador, un autónomo o profesional liberal, un aprendiz, un emprendedor, el prestidigitador, el tramposo, el timador, el arribista, el intrigante, el ladrón, el mago, ya sea blanco o negro.


Relacionado con el planeta Mercurio y con los signos de Géminis y Virgo.


Mensaje de El Mago:  Toma tus recursos y aplica en ellos tu voluntad para manifestar lo que eres. Tú creas tu propia realidad, en consonancia con aquello que para ti está escrito que es, pero eres tú quien hace la magia, eres tú el médium, el intermediario entre el cielo y la tierra, entre el mundo sensible e intangible y el mundo material y tangible.  Mantente conectado con la fuente y moviliza sabiamente tus recursos…  Una mano hacia el cielo y otra hacia la Tierra, tu voluntad es tu cetro, álzate firme y analiza todas tus posibilidades, cualidades, talentos, virtudes y facetas, conjuga tu voluntad a la voluntad Divina, sé uno con tu más elevada expresión, integra todos los elementos que te conforman, que no falte ni uno, todos son importantes, se íntegro y manifiesta lo que Eres.


Nathacha Oura

Consultora de Astrología y Tarot
Formadora en Astrología y Tarot
Coach Astrológico

TAROT ✰ El Loco

Comienza el viaje hacia sí mismo…  el loco, con su ligero equipaje, abandonando apegos, seguridades y ataduras, se dirige en contra de todo lo establecido, guiado por el impulso sutil e instintivo de su corazón, con una rosa blanca en la mano izquierda, símbolo de la pureza e ingenuidad del mismo, y un hatillo en la derecha, que contiene los recursos internos que atesora en lo más profundo de su ser, lo único que quizá podrá asistirle y elevarle cuando pose su pie sobre el abismo de la incertidumbre.  El perro, símbolo de la consciencia, podría percibirse de diferentes maneras, bien como alguien que trata de advertirle del peligro inminente, prevenirle de los riesgos del viaje, ante lo cual, el loco, indiferente, sigue su camino… O bien, como aquello que le empuja a seguir adelante, a descubrirse más... a ir en busca de un sentido, al encuentro de sí mismo...  Cuando el sol brilla hacia la casa IX, cercano al cenit, el viaje promete ventura, brillo, un futuro luminoso puede ser intuido... Qué puede salir mal cuándo nos guía la fe?, la promesa de conquistar un horizonte más amplio que le permita reinventarse, recrearse, hallarse perdiéndose…, perderse para encontrarse, renunciar a lo que se fue, para llegar a Ser desde una nueva perspectiva, que retome lo esencial y lo refine, depurando lo innecesario y potenciando lo verdaderamente importante... Es el retorno a la inocencia, la liberación de alienaciones que, aprisionando el alma, han alejado al Ser de su verdadero propósito.




Características:  Idealismo, espíritu aventurero, valentía, desapego, Sencillez, humildad, jovialidad, autoconfianza, excentricidad, rebeldía, transgresión, creatividad, renovación.


Defectos, cuando su energía está mal integrada:  Descuido, distracción, dejar todo a la “suerte”, desatino, irracionalidad, indisciplina, irresponsabilidad, imprudencia, temeridad, ingenuidad, locura.


El Loco puede verse representado por:  El errabundo, el viajero mochilero, el extranjero, el filósofo, el payaso o saltimbanqui, el inventor, el genio, el artista, el bohemio, el antisistema, un idealista, independiente e incomprendido, aquel que rompe con todo y “comienza de 0”.


Relacionado con los planetas Urano y Júpiter y con los signos de Acuario y Sagitario, pero también con Aries y Piscis.

El mensaje de El Loco:  El viaje es hacia ti mismo, asume el riesgo de Ser.






Nathacha Oura.

Consultora de Astrología y Tarot
Formadora en Astrología y Tarot
Coach Astrológico

Aries


Aries simboliza el inicio, la energía primordial que, emergiendo del océano de la esencia, se manifiesta en el mundo físico e ilusorio, surgiendo como una entidad individual, cuya tendencia es diferenciarse cada vez más de esa fuente originaria que constituye su esencia.  Es la formulación de la sustancia, mediante la búsqueda constante de una identidad propia.  En el Aries se evidencia la energía potencial que intenta encauzarse a través de acciones que permitan dar forma a algo nuevo. 

En el ciclo de las estaciones representa el inicio de la primavera.  

En el ser humano, al impulso necesario para salir del útero materno y nacer a la vida.

Los Aries son valientes por naturaleza, lo cual les permite sortear con fiereza los desafíos cotidianos.  

Poseen un gran potencial de energía que, de no ser adecuadamente canalizada a través del deporte o alguna actividad intensa, puede llegar a producirles gran inquietud y ansiedad.  

Su espíritu competitivo les hace destacar fácilmente, especialmente en el ámbito deportivo.

Tienen una fuerte iniciativa que les permitirá emprender nuevos retos con un gran entusiasmo y liderazgo, pero tan pronto como algo se empieza a consolidar les cuesta mucho mantener el entusiasmo inicial, pudiendo dejar muchos proyectos inconclusos, o delegar en otros la responsabilidad una vez que ellos han dado el primer impulso. 

Como signo de fuego, Aries puede compararse con la chispa, que inicia la combustión.

Son característicos su vitalidad, autenticidad, originalidad, arrojo, impaciencia, voluntad, independencia, autoafirmación y determinación.

Es un luchador nato, el guerrero por excelencia, pero su actitud precipitada puede acarrearle más de un percance.

Tiene aptitudes de líder y don de mando, por ello no es raro verlo en actividades ejecutivas, empresariales, así como en el mundo militar.

Su espíritu aguerrido y su amor por la justicia, también lo inclina fácilmente al activismo.  

Excelente trabajador, se exige mucho a nivel laboral, esmerándose en la precisión y el detalle, más es propenso a tener conflictos con la autoridad, por lo que puede encontrarse con dificultades en el campo profesional que retrasen su ascenso.  De cualquier manera, el ariano se esforzará para llegar a donde quiera, de forma paciente y perseverante.  

Se sentirá más cómodo en un negocio propio y su actitud emprendedora le puede impulsar a establecerlo, pero posiblemente se asocie con alguien para contar con un estímulo adicional que le motive a seguir adelante cuando su entusiasmo inicial decaiga.

Familiar y cercano a nivel afectivo, pero a la vez muy independiente, puede que a veces le resulte un esfuerzo el tener que conciliar ambas facetas.

Cuida de su familia y, a pesar de su carácter a veces arisco, necesita cariño y calidez.   

Es demostrativo en la conquista amorosa y concede gran importancia a la armonía en las relaciones, comportándose de forma delicada con la pareja, disfrutando el mutuo compartir, sin embargo, su intenso carácter suele darle propensión a discutir, en busca de justicia e igualdad en la interacción.

Sexual por naturaleza y con una libido muy alta, experimenta la sexualidad de forma intensa, apasionada y transformadora.

Su filosofía de vida es ser feliz y espontáneo y disfrutar todo lo que pueda, abarcando un horizonte cada vez más amplio, ya sea a través de los viajes o el estudio o algún proyecto personal.  Su autoconfianza es grande y le permitirá llegar muy lejos si así se lo propone.

De carácter fuerte, tiende fácilmente a las discusiones y a caer en provocaciones, ya que le cuesta contenerse.

Debe aprender a enfocar su poderosa energía de manera adecuada para no verse envuelto en actitudes violentas ni imprudentes que puedan causarles perjuicios a los demás o a sí mismo.

El autoconocimiento y el autodominio serán claves para el buen desenvolvimiento de su experiencia vital.



Nathacha Oura
Consultora de Astrología y Tarot
Formadora en Astrología y Tarot
Coach Astrológico

Tauro


Tauro representa la consolidación en el mundo de la forma, la agudización de los sentidos y la conciencia del cuerpo que nos permite experimentar el mundo.

A Tauro nada  o casi nada de lo que pueda ser captado con los sentidos habituales se le escapa, es un signo que disfruta al máximo del placer de los sentidos.  Esto los convierte en el signo más sensual de todos.

En Tauro la energía se estabiliza y asienta para poder prosperar, como la planta que se arraiga en la tierra.  Su tendencia natural es a la pasividad, la inercia, lo cual puede inclinarle a la pereza, sin embargo, es capaz de acumular y concentrar fuerzas, que le permiten responder con eficacia a los retos que se presentan en la vida y trabajar duro cuando es necesario, actuando, no obstante, con lentitud, pero también con tenacidad y constancia.  Es, pues, un signo trabajador y muy responsable, de hecho, uno de los que más disfruta el trabajar, pero a la vez precisa, de forma acuciosa, el debido descanso del guerrero, así como disfrutar de los placeres y la pasividad que compensen el esfuerzo realizado y le permitan recargar energías.

Es uno de los signos que más disfruta de la siesta y de la buena mesa.

Sus movimientos son más bien reposados y prefieren hacer las cosas bien hechas aunque eso les demande más tiempo, pues tienen la paciencia suficiente para comprender que los resultados son la última parte de todo un proceso.

Tienen la piel muy sensible, por ello, pueden ser muy delicados en cuanto a las texturas de las ropas que utilizan.

Poseen un oído muy desarrollado y generalmente una voz muy dulce y melodiosa, de allí que muchos tauro tengan facilidad para el canto.

Quieren absorber lo más que puedan ese mundo que los rodea, por ello su afán de tener todo cuanto cautiva sus sentidos.  Esto les ha dado fama de materialistas.  Y en realidad saben manejarse con astucia y versatilidad en el mundo material y comunicar de manera eficaz sus deseos.

Son prósperos por naturaleza y saben ver oportunidades donde otros ven pérdidas o problemas.  Son las típicas personas que se crecen ante las dificultades.

Actúan de forma práctica y racional.

La terquedad es uno de sus rasgos más característicos.  Seguros de sí mismos, tienen muchas metas que aspiran realizar y trabajarán hábilmente y con mucho esmero para ello.




Necesitan expresarse y crear y se desempeñan muy bien en trabajos en relacionados con el arte y la belleza en general, aquellos que requieran trato directo con el público o relacionados con las leyes. No obstante, a nivel profesional son bastante variopintos, les atrae, especialmente, todo lo relacionado con la tecnología, ya sea la informática, las telecomunicaciones, la radio, pero también aquellas profesiones donde lo humanístico predomina, tales como la sociología, la antropología, el activismo, etc.  Por otra parte, su gran ambición, su natural habilidad con el dinero y su filosofía de vida, más bien materialista, puede llevarles a estudiar finanzas y desarrollar proyectos empresariales, dedicarse a las ventas o a la banca.  También son diestros en oficios artísticos, desempeñándose con destreza en el mundo del espectáculo.

Son fieles por naturaleza,  pero suelen adoptar una actitud posesiva y manipuladora con la pareja.  Apasionados y extremistas en este tipo de relaciones, son, en todo caso, muy selectivos, aunque terminan sintiéndose atraídos por aquello que se antoja más complejo y misterioso.

Valoran la comunicación y la inteligencia y dan gran relevancia a la familia que es para ellos motivo de orgullo y su mayor estímulo para luchare en la vida.

La autotrascendencia es vital para ellos y, a pesar de su cariz materialista, tienen un acercamiento muy auténtico a la espiritualidad, la cual consideran como algo muy personal.  Tienen una filosofía de vida práctica y una visión más bien incrédula, rechazando la religión, a menos que tenga una estructura muy clara y le demuestre de forma tangible lo que promulga.  A pesar de ser emocionalmente entusiastas, su ánimo puede pasar por períodos de mengua o decaimiento, dándoles una tendencia al pesimismo, a la falta de fe.  En todo caso, con los años pueden volverse más entusiastas y espontáneos y desarrollar un nivel de confianza cada vez mayor.

En la medida en que despierten a lo espiritual, harán fácilmente conciencia de su propia divinidad y de la presencia de lo divino en la multiplicidad, captando la esencia divina del ser humano.

Es en la naturaleza donde se encuentran a sí mismos, donde se ven más fielmente reflejados y disfrutan esa sensación de paz que les hace sentir seguros;  para ellos reposar en el cesped mirando el cielo es la forma ideal de recargar las baterías y estimular su intelecto y su impulso creativo.