El Temperamento: Elementos y Cualidades de los Signos Zodiacales

the_4_elements_by_zohko-d5nsr8g

En el Universo todo está dispuesto según un orden divino, emanado de una inteligencia cósmica que todo lo interpenetra y fundamenta, pues está presente en toda la creación a la cual ha dado cauce. Este orden puede ser observado en la naturaleza, tanto a nivel macrocósmico como microcósmico, pues nada escapa a tal inteligencia.
El zodiaco es un ejemplo maravilloso de dicho orden universal pues en su estructura podemos distinguir un sentido cíclico lógico que lo convierte en un ronda evolutiva donde deviene la conciencia a mostrar todos los colores y matices del vitral cósmico, aquel donde el sol y los planetas discurren su danza y nos deleitan con su juego matemático perfecto, que resuena en nuestras vidas como expresión de lo infinitamente grande en lo infinitamente pequeño.
En este sentido, de acuerdo al ordenamiento energético presente en la ronda zodiacal ha sido posible establecer criterios de clasificación de los signos que la conforman, ayudándonos a comprender mejor su naturaleza.

Existen dos criterios fundamentales de clasificación de los Signos Zodiacales, a saber:


De acuerdo a su ELEMENTO O TRIPLICIDAD

Entre las leyes universales, de las cuales nos habla el Kybalión, hay una llamada Ley o Principio de Vibración, la cual nos dice: “Nada está inmóvil; todo se mueve, todo vibra”.
Es así que la energía puede presentarse de muchas maneras de acuerdo a su estado vibratorio, más denso o más sutil, dando origen a lo que conocemos como los estados de la materia y a los elementos.
Desde la tradición, tanto occidental como oriental, los sabios ya nos hablaban de los elementos y sus propiedades.  Personajes como Empédocles, Aristóteles, Hipócrates y Agripa hacían referencia a estos concediéndoles una importancia fundamental en el estudio de la naturaleza de las cosas y los seres. En la antigua China, Japón y en India también eran mencionados como parte esencial de su sabiduría, que se conserva hasta el día de hoy a través de su medicina tradicional y en diversas enseñanzas filosóficas y espirituales.
Sabemos que existen cuatro elementos fundamentales y los podemos apreciar en la naturaleza energética de los Signos Zodiacales, así como en la actitud esencial ante la vida que manifiestan los nativos de cada uno de ellos.

Así encontramos las siguientes tipologías, de acuerdo al elemento al que pertenecen:

fuego

Signos de Fuego:  Aries, Leo y Sagitario

Su dominio es el plano del espíritu, de la acción
Los Signos de fuego se caracterizan por su naturaleza impulsiva, expansiva, autoexpresiva, ardiente, vital, que afronta las situaciones de la vida con entusiasmo, dinamismo y determinación. Suelen ser impacientes y extrovertidos, voluntariosos, apasionados y luchadores. Van de frente ante los retos que se les presentan en el día a día, siendo capaces de asumir riesgos de forma impetuosa y valiente. Tienen metas claras y definidas, saben lo que quieren y van a por ello.

tierra

Signos de Tierra:  Tauro, Virgo y Capricornio

Su dominio es el mundo físico o material
Estos signos tienden a la solidez, a la estabilidad, a lo formal, a actuar de manera práctica, comedida, sensata y lógica. Para ellos el pragmatismo es el hilo conductor de la vida, permitiéndoles concretar todo aquello que se proponen gracias a su esfuerzo, paciencia y tenacidad. Seguros de sí mismos, son los grandes realizadores o manifestadores en el plano físico, dando estructura o forma a las ideas que ellos mismos u otros puedan tener. Su actitud vital es realista y más bien racional, permitiéndoles cumplir con gran variedad de objetivos, pues saben enfocarse en la concreción de sus ideas. Tienden a la rigidez y la inercia, siendo de reacción lenta, pero contundente. Poseen un alto sentido del deber y la responsabilidad y su fuerza radica en su concentración y resistencia.

aire

Signos de Aire:  Géminis, Libra y Acuario

Su dominio es el plano mental
El aire se caracteriza por su movilidad, y es precisamente esa la principal característica de estos signos, volátiles e inestables. Destacan por su inquietud intelectual, sus habilidades sociales y comunicativas, sus ideales y una actitud objetiva ante la vida. Su presencia siempre es estimulante e interactiva. Al igual que los signos de fuego, son expansivos y extrovertidos y tienen la capacidad de avivar a los primeros, aunque sus metas no suelen ser tan claras como las de estos y están sujetas a cierta fluctuabilidad emocional, sería algo así como: “tengo relativamente claro quién soy, pero como soy cambiante, no sé muy bien a donde voy”.

agua

Signos de Agua:  Cáncer, Escorpión y Piscis

Su dominio es el mundo emocional
Los signos de agua destacan por su naturaleza emocional, sensible y profunda. Sus características fundamentales son la receptividad, el despliegue, la fluidez y la adaptabilidad. Introspectivos y misteriosos, su personalidad está intensamente coloreada por los matices de su mundo interior, el cual tiende a ser convulso y variable, haciéndoles más susceptibles y vulnerables ante los avatares de la vida que el resto de los signos. Subjetivos y sensibles, abordan sus metas u objetivos con intensidad, de forma apasionada, precipitándose a veces en su búsqueda, pues la emoción es el motor de su existencia y les impulsa a buscar la intensidad, pero siempre en el riesgo de hundirse en sí mismos, perdiendo con frecuencia el sentido de quienes son realmente, pero desarrollando una personalidad sabia en el intento de encontrarse. Poseen un psiquismo muy desarrollado que les permitirá guiarse por la vida a través de su intuición, sorteando así los retos cotidianos.
Además de estos cuatro elementos de la naturaleza, existe un quinto elemento, llamado Éter, Espíritu o Akasha, a través del cual todo se decanta en el plano material y que constituye la quinta esencia de los demás elementos.



De acuerdo a su CUALIDAD O CUADRUPLICIDAD

De acuerdo a la misma ley o principio de vibración, la energía puede manifestarse en diferentes estados, respondiendo a la vibración que experimenta. Podemos encontrar un ejemplo de esto en los estados físicos de agua, que puede presentarse de forma líquida, sólida o gaseosa mostrándonos diferentes formas de expresión del mismo elemento.
Esto mismo ocurre con los demás elementos, que nos muestran diferentes formas de manifestación, variando su intensidad, pudiendo mostrarse como energía potencial, como energía intensificada y conservada o como energía variable. Esto da origen a una clasificación basada en las cualidades de los elementos y divide los signos en cardinales, fijos o mutables.
cardinal

Signos Cardinales: Aries, Cáncer, Libra, Capricornio.
Se caracterizan por su iniciativa, orientación, actitud proactiva y por ser la forma primordial de manifestación de cada elemento, correspondiendo al inicio de las estaciones.
El énfasis en estos signos en un mapa natal hace a la persona auténtica, emprendedora, constructiva y determinada, gustándole ser considerada siempre en primer lugar y estar en la avanzada, ser la propiciadora de las situaciones y dirigir su energía hacia la consecución de sus fines.
fijo
Signos Fijos: Tauro, Leo, Escorpio, Acuario.
Estos signos, que corresponden al apogeo de las estaciones, se hacen notar por su esfuerzo sostenido y su naturaleza exhibe el matiz de la preservación y un carácter obstinado y persistente. Esto es evidente en las personas que tienen énfasis en ellos, que son más bien desarrolladoras y conservadoras que emprendedoras. Su propósito es optimizar aquello que ya está creado, haciéndolo más eficiente e intensificándolo, para que muestre su máximo potencial.
mutable

Signos Mutables: Géminis, Virgo, Sagitario, Piscis.
Correspondientes al final de las estaciones, representan un estado de transición, en el cual la energía es inestable, pudiendo pasar de una forma de expresión a otra.
Un énfasis en estos signos confiere adaptabilidad, flexibilidad y versatilidad, decantando a la persona por una actitud cambiante, moldeable según las circunstancias, en aras del desarrollo y la renovación de las formas establecidas, esto puede ser comparado con el fruto que contiene las semillas, o con el vapor de agua que es susceptible de condensarse y precipitarse como líquido; los signos mutables pueden ir de lo más complejo a lo más simple o de algo simple a algo complejo para darle un sentido mayor de evolución, tal es la función de estos signos, servir de medios para el cambio.


Nathacha Oura.

Luna Llena en Piscis 2014

luna-llena1
La Luna llena en Piscis se avecina… Nos llega como surfeando por las olas inquietas de estos convulsionados días, comandada por Neptuno, con su mágico tridente que nos transporta a la trishula del misticismo hindú, para brindarnos su aura de misterio y espiritualidad.
Nos propone una entrega silenciosa a esos mundos sutiles, donde las musas suelen deleitarse y, desde allí, decantar la poesía, la música, la danza, permitiendo a nuestra mente, nuestra alma y nuestro cuerpo ser canales de tan delicioso néctar, invitándonos también a soñar, imaginar, meditar, en esa placidez de fundirnos con lo Eterno.
Y como toda luna llena nos habla de un florecimiento, de una semilla que se ha ido regando con esmero y nos muestra la manifestación de esa belleza potencial que ahora nos obsequia su color y su aroma… La Luna llena en Piscis nos muestra así el florecer de sueños que eran apenas una semilla cribada con la selectiva y minuciosa luna nueva en Virgo. Temas relacionados con la salud, el trabajo, la prosperidad, la nutrición, el perfeccionamiento, la protección, la seguridad, fueron nuestra principal preocupación hace dos semanas, conduciéndonos a tomar acciones concretas durante este ciclo para dar cauce a su resolución.
piscisAsí, si lo hemos hecho de forma adecuada, encontraremos la respuesta a nuestras inquietudes virguianas en forma deaparentes milagros que no serán más que la manifestación de un proceso de perfeccionamiento, de acercamiento a lo sagrado, de alineamiento con lo divino, de reajuste de todas nuestras capas, resultando de ello una mayor eficiencia cósmica de nuestra existencia en este mundo, sanando lo que corresponda ser sanado, abocándonos al trabajo como una sagrada misión que en algún momento nos encomendamos realizar… Entonces, floreceremos con un sentido de trascendencia, que nos permitirá experimentar la conexión con la fuente a través de nuestro desempeño en la tierra.
Estamos aquí para hacer una aportación al Universo por medio de la labor que cada uno ejerce. Es momento de abrir los brazos al cosmos y decir con seguridad aquí estoy, esto soy, esto te entrego y me dispongo a recibir la bendición de lo divino y a agradecer el hermoso regalo de la existencia, con la humildad de reconocer que todo lo que hacemos en esta tierra no es más que una experimentación que el Ser generó para conocerse; que estamos en estos tiempos aprendiendo a desaprender, por ello, todo cuestionamiento virguiano formulado en la pasada Luna nueva en Virgo nos debe haber conducido a la entrega de nuestra voluntad a lo divino, donde todo ha de retornar…
Si convertimos nuestro trabajo en una ofrenda, si tratamos nuestro cuerpo como un sagrado vehículo del Ser, entonces seremos bendecidos con el sentido de la misión cumplida y con la gracia de la sanación, que nos vendrá potenciada en esta Luna llena por la presencia de Quirón, conjunto a la Luna en Piscis en trígono al estellium de Marte, Saturno, Vesta y Ceres en Escorpión, indicando el momento de reafirmarse en la más ferviente seguridad interior, afinando las cualidad de resilicencia que estos tiempos requieren, para sostenernos en la lucha por nuestras metas, seguido de la capacidad de desapego y humildad ante aquellos obstáculos que nos invitan a soltar situaciones no ajustadas a nuestro verdadero propósito y reconocer y rescatar con intensa devoción aquellas que son congruentes con el plan de nuestra alma. Aquello que vemos como un sacrificio nos abrirá las puertas a posibilidades más justas y productivas, a una abundancia mayor, toda vez que nos esforcemos y apliquemos la voluntad personal en congruencia con la voluntad divina; se trata de sintonizar una frecuencia más elevada, que nos acerque al cumplimiento de nuestra misión como almas.
También está presente completando un gran trígono con la conjunción Luna/Quirón y con Saturno el asteroide Juno, que está relacionado con la pareja, con las relaciones afectivas donde hay un profundo grado de compromiso y que actualmente se encuentra en el signo de Cáncer, indicándonos que la pareja tendrá un papel fundamental en la sanación que se produzca en esta Luna llena, adoptando una actitud maternal, protectora, que nos reconfortará y hará más liviano cualquier tránsito doloroso que pudiéramos estar experimentando. Juno, además, está en sextil al Sol, al igual que Saturno, de manera que estarán formando junto a la Luna, Quirón y la Tierra una figura planetaria llamada Cometa Cósmica, así que será una Luna llena propicia para trabajar en nuestros más preciados sueños en sinergia con alguien significativo en nuestras vidas que comprende y comparte nuestra misma ilusión y que está dispuesto a esforzarse y trabajar con esmero en su florecimiento y concretarlos de forma creativa y productiva. Vale decir que la presencia de Venus en Virgo favorecerá las asociaciones afectivas en las que el trabajo esté involucrado.
10615975_10152428447942833_5734841451355136951_n
La sanación también estará favorecida por el gran trígono Neptuno en Piscis/Higia en Cáncer/Ceres en Escorpión, que aún está vigente y que será un bálsamo para nuestra alma, toda vez que no nos aferremos al dolor, que habiéndolo experimentado e integrado como parte natural de la existencia, renunciemos al sufrimiento de enfrascarnos en él, que rescatemos lo positivo de este y nos desapeguemos de aquella sobrecarga de padecimiento que a nada positivo nos conduce; entonces, sentiremos esa paz que nos invade y nos alivia, sorteando con sabiduría las fluctuaciones propias de nuestra dimensión emocional.
La luna en Piscis es, pues, una luna de comunión, de reconexión, de elevación y celebración de nuestra dimensión más sutil y elevada y, sobre todo, de una gran sanación y organización orientada a la consecución de nuestros sueños…
Medita, canta mantras, esmérate en contribuir a un mundo más compasivo desde tu ámbito de acción de forma práctica y funcional, recréate en la inmensidad del mar, en la lógica cuántica de su movimiento; en la infinita perfección del cosmos…
10357190_10152428448677833_5376696152051696334_n
Entrégate a la romántica conexión con otra alma, disfruta de la magia que flota en el ambiente, eleva tus plegarias, agradece y bendícelo todo, ama de forma plena e incondicional, sánate y sana,transforma tus quejas en una especie de reflexión de aquello que has de reajustar en ti, trasciende la culpa, perdónate, perdona y disuelve tus dudas y miedos en la infinita calma del vacío, donde todo será llenado de amor si haces el necesario sacrificio del ego, permitiendo que se manifieste su quintaesencia, la funcional y perfecta conciencia del sol en virgo, en la sagrada matriz de la madre cósmica pisciana, entonces la fe será algo más que confiar en ti mismo, será la certeza de que lo sagrado te protege y velará por tus sueños, porque son parte de un plan divino, la parte que a ti te corresponde manifestar de este experimento cósmico de la conciencia, que al final se elevará al cielo, como una ofrenda de tu circunstancial paso por este pequeño planeta. Entonces verás con claridad que la utilidad de tu propósito no es más que parte de un plan mayor y te sentirás tan grande como pequeño, tan relativamente insignificante, que no te quedará más remedio que abrazar la inmensidad que eres más allá de ello.
Es el florecimiento de la virtud, humildad y sentimiento de utilidad de virgo en la trascendencia cósmica de piscis, ¿puede haber algo más hermoso?
Baila el agua de tu alma, acaricia su poesía y bendícete en su Luz, que entre todas las estrellas, una de ellas eres tú.
¡¡¡Feliz y consciente Luna llena en Piscis!!!