Luna Llena en Virgo 2016



Tendrá lugar hoy, día 22 de febrero


La Luna llena siempre supone un momento de máxima plenitud emocional.  El alma es colmada del brillo del astro rey, el cual refleja como un espejo para mostrarnos aquello que desea revelar, ese brillo que no podríamos ver directamente porque nos cegaría.  
Esta Luna llena será muy especial, sobre todo a nivel espiritual, pues si bien tendrá lugar a 3° del pragmático signo de Virgo, que nos llevará a vivenciar las emociones de forma práctica, pasadas por el filtro del análisis que concierne a la razón, recibirá la impronta luminosa de un Sol que, recién adentrado en las aguas del místico signo de Piscis, se encontrará acompañado por el regente moderno del mismo, Neptuno, para impregnar de una mayor carga de espiritualidad la irradiación que recibirá esta Luna.
Reinará entonces una energía de espiritualidad, un aura luminosa, mágica y trascendente, por lo que será una Luna maravillosa para meditar y observar nuestras emociones con discernimiento, trascendiendo el ego, sobre todo el ego espiritualizado, una de las tantas máscaras con que este se presenta, así como el relativo a sentimientos de victimización, culpa, sufrimiento, abandono.
Es posible que la vida nos presente alguna situación donde afloren de una u otra manera tales sentimientos, más cuando la presencia del asteroide Ceres junto al Sol y Neptuno en Piscis podría enfrentarnos a alguna experiencia de pérdida, y que entonces tengamos que apelar a esa habilidad que nos ofrece el signo de Virgo de cuestionar y discernir las emociones que aparezcan a la luz de esa experiencia para darnos cuenta de que no son más que un reflejo de ese juego ilusorio que la misma conciencia generó para reconocerse.
Al final, si hemos atinado en nuestra indagación interior, tras esa criba emocional, reconoceremos la pureza del alma, y haremos conciencia de que esta es un campo fértil donde cosechamos cada emoción, cada percepción, como una respuesta a la programación egóica que nos es inherente a cada uno.
Entonces, si somos capaces de diluir esa programación, de entregarnos por completo a ese amor incondicional que sustenta la experiencia vital, a esa divina matriz infinita que no juzga ni condena, ni sufre ni padece, simplemente descansa en el gozo del vacío, que es plenitud y eternidad, la luz de la consciencia se desplegará en el alma y podremos llegar a vislumbrar su verdadera naturaleza, pura, perfecta, limpia;  capaz, sin embargo, de hacer fructificar cualquier semilla emocional que en ella cultivemos, ofreciéndonos la oportunidad de elegir aquellas que consideremos oportunas seguir cosechando.
No obstante, también es posible que sucumbamos de alguna manera ante esa experiencia egóica, y no se trata de culparnos, sino de aceptar y entregarnos al proceso, reconocer que la vida puede llegar a ser dura y comportar ciertos sufrimientos propios de nuestra naturaleza humana.
Nadie dijo que fuera fácil estar aquí;  aceptamos el reto de la experimentación, de estar en estos cuerpos en ese devenir en que nos formulamos como conciencia manifestada, encarnada en esta escuela que es la Tierra.  
La pérdida, el dolor, el abandono, la confusión, son parte de la experiencia humana y, a veces, la vida se encargará de recordarnos cuan humanos somos, y es justo ahí cuando el ego espiritualizado se diluye y, humildemente, reconocemos que aún nos queda mucho por trascender, por aceptar, por Ser, que apenas hemos llegado a vislumbrar nuestra verdadera naturaleza, divina y eterna, que aún estamos viviendo esta experiencia humana y que, ante ella, según que circunstancias, aún reaccionamos humanamente.
Esta lunación, de hecho, tuvo su inicio en el signo de Acuario, que representa, entre otras cosas, la multiplicidad de formas que la consciencia tiene para manifestarse y, muy especialmente, a la humanidad, así que definitivamente esta es una lunación que nos reafirmará como humanos, que podría sorprendendernos con algún suceso inesperado que nos remueva la fibra y del que sólo podremos salir airosos si nos entregamos a la experiencia desde el amor incondicional y el discernimiento emocional que nos propone la Luna llena en Virgo.
Acuario, el signo donde comenzó la lunación y donde además se encuentra Mercurio, planeta dispositor de esta Luna llena por su regencia tradicional sobre el signo de Virgo, también guarda relación con los grupos, los amigos, así que ellos cobrarán gran relevancia e impactarán en nuestra vida de alguna manera especial a lo largo de este ciclo lunar.









Este signo también representa a los revolucionarios, los que abogan por un cambio, pues es el signo de la libertad, la fraternidad y la igualdad.  Son esos seres que, de alguna manera, nos abren las puertas a nuevas posibilidades, los que defienden nuestros derechos y cuya esencia resuena con un alto ideal.
A ellos debemos tanto y, muchas veces, son anónimos, se pierden entre la multitud, sin embargo, cada uno representa, desde su particular forma de ser y hacer, una pieza clave para el desenvolvimiento de nuestro futuro como humanidad, a través de una sinergia colectiva en la que participan activamente como cocreadores e impulsores de esos saltos cuánticos que la humanidad está dando en la medida que sucede su proceso de despertar.
Cuando pienso en ellos, consciente de sus luchas y de todo lo que aportan, puedo llegar a afirmar que los ángeles existen y que, muchas veces y, bajo muchas formas, están entre nosotros.
Y me alegra decir que el trígono entre Urano en Aries y Saturno en Sagitario les dará la posibilidad de poder avanzar en sus reivindicaciones, de conseguir proyectar una estructura que les permita dar curso a los cambios que la humanidad demanda.
Será un avance lento pero seguro que se irá manifestando en la medida en que cada uno despierte un poco más y aporte su ingenio activamente para ello, enfrentándose, no obstante, a las resistencias propias de ese sistema caduco, obsoleto, que se niega a morir, representado por Plutón en Capricornio, quien aún sigue en cuadratura con Urano en Aries, pero que en su actitud dominadora no hará otra cosa que avivar aún más el espíritu de lucha y de unión colectiva.
Lilith en Libra, quien también está cuadrando a Plutón y en oposición a Urano en Aries, formando con ambos una T cuadrada, estimulará, como modo de resistencia, alianzas entre diferentes grupos cuyas luchas sean complementarias y que puedan a través de la unión encontrar la fuerza necesaria para conseguir sus reivindicaciones, no obstante, la inercia y la indiferencia propia del sistema, como es costumbre, no se los pondrá nada fácil, mas, como he dicho, ello avivará la rebeldía y, así mismo, estimulará la creatividad y la solidaridad.
La Luna llena en Virgo comporta además una naturaleza protectora y una necesidad apremiante de sentirse útil, así que es buen momento para preguntarnos qué podemos aportar a los demás, de que manera podemos servir al prójimo, cómo respondemos ante aquel que requiere cuidados, aquel que necesita ser, de alguna forma, protegido y/o sanado.  
Aquí es donde entra de nuevo en juego la generosidad que nace desde el amor incondicional, representada por la conjunción Sol/Neptuno en Piscis, en compañía de Ceres, que no solamente representa pérdida, sino también el sentimiento de protección que se produce ante lo amado y la posibilidad de reencontrar y/o rescatar y proteger aquello que ha sobrevivido a la pérdida.
La Luna en Virgo también hace referencia a temas de salud y laborales, así que estos temas estarán en revisión en función nuestras necesidades actuales.
Es momento de poner mayor atención al cuidado de nuestra salud, sobre todo, la emocional.
Hay que limpiar y depurar las emociones;  quizá esto represente el tener que llorar un tanto, reír otro tanto, meditar, reflexionar y desprendernos del dolor, sanando aquello que precise ser sanado.
Al haber comenzado la lunación (novilunio) en el signo de Acuario y tener su momento de máxima expresión (plenilunio) en el signo de Virgo, la tendencia apuntará a realizar cambios en función de sentirnos más cómodos y satisfechos con nuestro ámbito laboral, así como también algunas modificaciones en nuestros hábitos orientadas a cuidar de nuestra salud, poniendo especial énfasis en una alimentación más nutritiva y saludable.


Por otra parte, el impacto de algún hecho inesperado podrá hacer florecer nuestra actitud de servicio y la necesidad de proteger aquello que nos es familiar.
Puede que sea algún suceso grupal o colectivo el que haga aflorar nuestro instinto protector, y que nuestros amigos necesiten especial cuidado y una actitud servicial por nuestra parte o que, de alguna manera, nos veamos en la necesidad de reafirmarnos como clan y protegernos unos a otros ante situaciones inesperadas, incluso dolorosas, que podrían afectarnos tanto de forma individual como colectiva, lo cual podría llevar, no obstante, a reencuentros con amigos o conocidos a los que hacía tiempo que no veíamos.
Ante lo inesperado reaccionaremos de forma consecuente, intentando dar lo mejor de nosotros, pero también cuestionándonos y replanteándonos muchas cosas en función de nuestros ideales.  
Puede que esa posible situación de pérdida y/o sufrimiento nos haga preguntarnos hasta qué punto estamos siendo consecuentes con la sociedad en que vivimos, con el prójimo, con la humanidad, de la cual formamos parte, con aquellos que, de una forma u otra, son nuestros hermanos;  ¿Qué estamos aportando?  ¿Estamos cuidando bien de nuestros amigos?, ¿Somos conscientes de las luchas y sufrimientos que cada uno atraviesa?  ¿Somos capaces de ser útiles y solidarios cuando los demás nos necesitan?  ¿Estamos por la labor de ayudar al prójimo cuando está en nuestras manos hacerlo?  ¿Cómo reaccionamos ante el sufrimiento ajeno?  ¿Ayudamos y protegemos al que lo está pasando mal o lo sometemos a la crítica y la culpabilización, o quizá, incluso, lo estamos  haciendo con  nosotros mismos?  
No se trata en ningún momento de juzgarnos, mas sí de revisarnos para poder reinventarnos, de advertirnos acerca de lo que podríamos mejorar a nivel humano.  
Es ocasión de examen interno, de indagación para dar con lo más virtuoso del alma, de pulir sus aristas en la luz trascendente del espíritu, de dar con ese sanador interior que todos llevamos dentro, así como también de afinar la verdad interior, en función de la cual se formulan nuestros ideales y que se revela pura ante nuestro despertar.
Esta lunación nos traerá, entre otras cosas, cambios radicales, sucesos inesperados que, de alguna u otra forma, alterarán nuestra agenda, así que lo mejor es aprender a fluir con las circunstancias y optimizar el tiempo y los recursos, aprendiendo a sintetizar y prestando especial atención a los detalles.
Necesitaremos, sobre todo, mucho sentido práctico y una actitud lo más racional posible.  En este sentido, la actual cuadratura entre Júpiter en Virgo y Saturno en Sagitario puede resultar muy estimulante y motivadora si se sabe aprovechar.  
Estaremos, de alguna manera más exigentes en función de una mayor productividad, lo cual puede resultar positivo en cuanto a nuestros proyectos y temas laborales o de estudios, no obstante, hemos de saber poner límites ante el exceso de trabajo, cribar lo verdaderamente importante, delegar en lo posible y conceder el debido tiempo al esparcimiento.
Hay que aprender a que en la agenda ha de haber tiempo para todo, para el trabajo, para el esparcimiento, para los proyectos, para los sueños, para la salud;  aprender a manejar el tiempo, para así aliviar la tensión que puede producir este tránsito, que puede resultar algo agotador, más que nada, por el exceso de trabajo.
El trígono entre Júpiter en Virgo y Plutón en Capricornio nos recordará que para ser más productivos es necesario transformar la estructura en la cual esa productividad se sustenta.
Por su parte la presencia de la conjunción Venus/Mercurio en Acuario nos impulsará a una mayor interconexión con otras personas, a estar en mayor comunicación con los amigos y grupos de los cuales formamos parte.
También nos llevará a hacer mayor énfasis en valores tales como la libertad de pensamiento y expresión, así mismo, veremos estimulado el sentimiento de amor universal y de unión colectiva.
En las relaciones de pareja, daremos mayor importancia a una comunicación abierta, a la amistad y camaradería con nuestra pareja, a hacer cosas juntos en complicidad con los amigos y/o grupos de los cuales formamos parte y a hacer alguna que otra locura cuando estemos en intimidad, que nos permita sentir que juntos somos capaces de romper límites y condicionamientos.   
Marte en Escorpio en trígono a Quirón en Piscis, nos llevará a profundas luchas interiores, a enfrentar nuestra sombra con valentía y renacer como aves fénix para emprender el vuelo victoriosos ante cualquier desafío que se manifieste en nuestras vidas.  
Sólo si somos valientes ante el dolor, la muerte y los sufrimientos que la vida comporta y empoderamos ese guerrero interior que quiere enaltecer la vida ante su sombra irremediable que es la muerte, podremos sanar esa herida común de sufrimiento que albergamos como humanidad en ese desván que es el inconsciente colectivo.  
La aceptación y el amor incondicional ayudarán a comprender y asimilar las batallas perdidas que representan vivir en un mundo atenazado por un sistema que mata de muchas formas y donde la lucha de poderes y la competitividad oprimen ante una indefensión aprendida, que hemos de superar desarrollando todo nuestro potencial interior de forma activa y decidida.
Al ser dispositor de Urano en Aries, Marte en Escorpio, bien puede recordarnos que la guerra que vemos afuera es una proyección colectiva de esas guerras individuales que aún seguimos librando dentro de nosotros mismos y que, para evolucionar, hace falta una re-evolución interior, esa a la que están abocados quienes han despertado.
Esta Luna llena en Virgo transcurrirá entonces en un ambiente de mucha interacción e idealismo, pues  constituirá el clímax de una lunación cuya semilla acuariana desplegará el propósito de la unión, la fraternidad, el despertar y la cocreación que nos invitará a perfeccionar en nuestro interior esas cualidades que nos hacen mejores seres humanos.  La luz del Sol en Piscis iluminará el alma con su divina impronta de espiritualidad y amor universal para incentivarnos a arropar, a quienes precisen nuestra ayuda, con actitud de servicio y de forma efectiva.  
Será una lunación también para honrar las virtudes de esos amigos que, de alguna manera, forman parte de nuestro clan o familia colectiva.  Por mi parte, quiero dedicar este artículo a un entrañable amigo, Hermano y compañero de luchas que dio mucho por los demás y que siempre vivirá en la memoria de quienes lo conocimos, como un ejemplo de lo que debe ser un revolucionario, alguien que siempre está ahí, luchando y cocreando activamente, donde se siembran y florecen las reivindicaciones, Pablo Molano Romero, gracias por todo lo compartido, que tu alma vuele libre.
Nathacha Oura.

Consultora de Astrología y Tarot
Formadora en Astrología y Tarot
Coach Astrológico

Si quieres una consulta astrológica o de Tarot escríbeme un correo a nathachaouraconsultoria@gmail.com o rellena el formulario correspondiente que encontrarás en El Blog de Nathacha Oura Astrología Consciente 




Muy pronto, Taller de Astrología Consciente:

  

La Esfera


Objetivo:  Reconocer y aceptar el lugar que ocupamos en el mundo para poder empoderarnos.

Si te interesa a asistir a este taller, escríbeme a nathachaouraconsultoria@gmail.com y te mantendré informad@



Transito del Sol en Acuario

                                                                   

Cuando el #Sol transita por #Acuario , el ego nos muestra múltiples caras que quizá desconocíamos o habíamos olvidado.  Este signo es, en todo caso, el escenario cósmico ideal para desarticularlo, defragmentarlo y observarlo como si de un caleidoscopio se tratase, para descubrir todas las posibilidades creativas que este entraña y los diferentes matices de los cristales a través de los cuales la consciencia se viste en ese juego creativo que el Ser formuló para reconocerse.

No es casualidad que esta época coincida con el carnaval y su multiplicidad de máscaras que salen a mostrar una parte de nosotros que precisa ser reconocida, aceptada e integrada sanamente a través de lo lúdico de la interacción colectiva con esas otras máscaras que nos saludan como espejos, como proyecciones de nuestro propio ego... Arquetipos que salen a pasear y divertirse en un juego de reconocimiento...

Con el Sol transitando Acuario, la autoexpresión tiene el encanto del cambio, de lo diferente y novedoso, de alguna manera, nos volvemos más ingeniosos y creativos, siendo un excelente momento para mostrar nuestros talentos de forma innovadora e impactante, en aquella área vital correspondiente al área de nuestra carta que el Sol se encuentre transitando.
 
Esto lo notaremos aún con mayor intensidad si en su paso por dicho sector el Sol aspecta a algún planeta que le permita canalizar esa fuerza renovadoramente creativa que está imprimiendo con su luz tras el cristal acuariano, un cristal tan etéreo como multicolor, eléctrico, vibrante, que vibra en una frecuencia muy alta y, por lo tanto, nos puede abrir la puerta a nuevas e inesperadas posibilidades en la medida en que permitimos que nuestra creatividad fluya libremente, rompiendo límites y cuestionamientos, para dar los saltos cuánticos que nos revelarán esa luz que vibra y que da vida y brillo a ese mágico caleidoscopio acuariano.

Durante este período hay mayor tendencia a romper moldes y paradigmas con nuestra forma de actuar.

Las personas con el Sol natal en Leo o con ascendente Leo, notarán con especial énfasis como el espíritu de cambio, amistad, fraternidad, originalidad, se manifiesta en ellos, a medida que su regente, el Sol (ya sea por signo solar o por ascendente) transite por el irreverente signo de Acuario, así mismo los Acuarianos por signo solar verán potenciada su naturaleza al paso del Sol por este signo, reafirmando sus cualidades en el retorno a su posición natal.

Quienes tengan ascendente Acuario notarán también ese impulso solar cuando, a su paso por este signo, el Sol ingrese en su ascendente y transite por su primera casa natal, la casa de la autoafirmación, la personalidad, la autoimagen y los inicios, así que sentirán el impulso de emprender algo creativo, novedoso, de mostrar con mayor intensidad su única y extravagante personalidad, y de ser reconocidos por su ingenio y por su forma de ser libre y desenfadada.
 
Su personalidad dará un nuevo salto cuántico creativo que les llevará a reinventarse a sí mismos a través de la autoexpresión de sus talentos y de su particular forma de ser, alocada, sabia y rebelde.

Nathacha Oura​

Astrología Consciente