Juntos descubriremos el manifiesto de tu Ser 


Nathacha Oura 
Consultora de Astrología y Tarot





Astrología Consciente


Una buena consulta astrológica debe estar encaminada a la autoconsciencia, el despertar interior y el impulso en la consecución de metas que respondan a tu verdadera naturaleza, motivándote a sacar el máximo provecho de tus talentos y desarrollar tus potencialidades.

Una Astrología orientada a tu despertar interior y crecimiento personal, para que puedas, con la ayuda de esta herramienta, vivir más conscientemente tus procesos internos y desarrollar tu máximo potencial humano.

Este enfoque te facilitará hacer mayor consciencia de todos los arquetipos a través de los cuales tu Ser se expresa y que están orientados a diferentes cuestiones de la vida, tales como las relaciones, la profesión, la salud, la economía, los talentos, la espiritualidad, etc., todo ello orientado a tu autoconocimiento y a un mejor aprovechamiento de tu mapa natal como impronta de tu experiencia vital.





Consultas Astrológicas


A continuación las consultas astrológicas que realizo, puedes concertar visita a través del formulario de contacto adjunto en este blog

 Carta Natal
Carta Natal La carta natal es una representación gráfica del cielo en el momento justo del nacimiento de una persona, la interpretación de la misma, realizada por el astrólogo, permite al consultante abrir las puertas a un mayor y más profundo autoconocimiento, facilitando así su proceso de crecimiento personal.

 Tránsitos y Revolución SolarTránsitos y Revolución Solar  Son técnicas astrológicas que permiten orientar a la persona sobre los procesos que atraviesa y  las tendencias evolutivas referidas a esos procesos, identificando las áreas de expansión, cambios, transformación, creación, madurez y estructuración en su vida, con el fin de que pueda experimentarlos de forma más consciente y responsable.

 Sinastría
Sinastría  Es un estudio para parejas, socios, amigos, padres e hijos, hermanos, etc., basado en la comparación y combinación de sus respectivas cartas natales, que permite profundizar en la comprensión de su dinámica de relación, analizando los puntos de compatibilidad, armonía y posibles tensiones, con el fin de abordar la relación de forma más consciente, comprendiendo el sentido de la misma y reforzando así el aprendizaje mutuo.



Sesiones de Coaching Astrológico


Astrocoaching  La Astrología es una extraordinaria herramienta de autoconocimiento y crecimiento personal, que nos muestra esos focos de luz y obscuridad que buscan ser experimentados, expresados e integrados en la plenitud del Ser.  Trabajaremos juntos en tus procesos vitales, usando como guía tu mapa natal, así como los tránsitos planetarios que nos permitirán adentrarnos en esos procesos, para que los experimentes con mayor consciencia e integres plenamente su aprendizaje, permitiéndote reconocerte con mayor honestidad, aceptarte más, amarte más y relacionarte mejor contigo mismo, con tu entorno y con los demás.



Cursos y Talleres 





Artículos de Astrología 


Aquí puedes leer los artículos de Astrología que suelo escribir, espero los disfrutes y recuerda compartir si te han gustado








Artículos más recientes




Luna Llena en Escorpio 2017 


Escorpio es el signo de la transmutación, representa las metamorfosis que es preciso atravesar para dar con el poderoso potencial de luz que habita en la sombra, en todo aquello que, de alguna manera ha sido reprimido y que busca su justo lugar en nuestra vida.
Cuando la Luna llena tiene lugar en este signo es un momento ideal para explorar a través de nuestra dimensión emocional ese contenido que pugna por ser...   Leer más


Luna Llena en Libra 2017


La Luna llena en Libra que se aproxima tendrá lugar en el grado 21 del signo de Libra, el signo de la belleza y el amor entendidos desde el punto de vista ideal, así como también de la socialización, la estética, la justicia y la búsqueda del equilibrio, la armonía y la paz...  Leer más


Luna Llena en Cáncer 2017


Cáncer es el signo de lo maternal, un signo de naturaleza emocional, donde la Luna tiene su domicilio y, por tanto, actúa en dicho signo de la forma más natural y pura que puede hacerlo.  Esta Luna llena será, por ello, un momento especialmente propicio para explorar nuestras necesidades emocionales y nutricias, así como nuestra capacidad de...  Leer más


Luna Llena en Géminis 2016


La próxima Luna llena nos impregnará de su luz desde un signo que nos remite, entre otras cosas, a la dualidad, a lo racional, a las ideas y la comunicación, así como al dinamismo. Se trata del versátil y polifacético signo de Géminis.

La Luna llena en este signo... Leer más





La próxima Luna llena, que será una súper Luna por encontrarse en conjunción a Príapo, el punto de perigeo lunar, tendrá lugar en el grado 22 de uno de los signos claves del zodiaco, un signo que tiene un valor muy significativo en un sentido iniciático, se trata del signo de Tauro, uno de los cuatro signos fijos, especialmente considerados dentro de la tradición iniciática, pues están vinculados a las cuatro estrellas regias y se constituyen, por tanto, en los cuatro pilares o columnas principales del templo interior para todo aquel que trabaja mirando hacia adentro... Leer más



Luna Llena en Aries 2016


Un guerrero interior es aquel que está preparado para pararse firme ante la adversidad haciendo de la luz su guía, atento también a hacer consciencia y desprogramarse de todo aquello que le confronta en su fuero interno y que, de alguna manera, le está impidiéndole reconocerse y Ser. Para ello es importante que algo dentro de sí mismo se rebele y le revele un punto de inflexión que le encamine a ese descubrimiento.

Reconocer esa chispa divina que quiere despertar en el alma será el trabajo más importante a realizar en esta próxima Luna llena que tendrá lugar en conjunción al planeta Urano, en el valiente y auténtico signo de Aries. Ya no hay excusas para no mostrarte ante los demás tal cual eres, si es que aún no lo has hecho... Leer más
Se aproxima la Luna más expansiva y entusiasta del año, la que nos conecta con el optimismo, la fe y la abundancia, la Luna llena en Sagitario.

Esta tendrá lugar el día 21 de Mayo, a las 21:14 UT, a 1° de Sagitario y estará acompañada del planeta Marte, que aún se encuentra retrógrado en este signo.

Sagitario, signo representado por el Centauro, es un signo de naturaleza dual, mitad animal, mitad humano, esto hace referencia a su parte instintiva, sensual, arraigada en la naturaleza y su parte mental, filosófica, que elabora conceptos abstractos... Leer más



Eclipse Total de Sol en Piscis


Esta madrugada ha tenido lugar la Luna nueva en Piscis, protagonizando un eclipse solar total en el grado 18 de este signo.

Cuando la Luna está en su fase nueva, plena de oscuridad, nos remite al arquetipo lunar de La Bruja, el lado más oscuro y poderoso del sagrado femenino, la mujer de poder, la Shakti en su más pura expresión, oscura, silenciosa, plena de sí misma... Leer más




Luna Llena en Virgo 2016


La Luna llena siempre supone un momento de máxima plenitud emocional. El alma es colmada del brillo del astro rey, el cual refleja como un espejo para mostrarnos aquello que desea revelar, ese brillo que no podríamos ver directamente porque nos cegaría... Leer más



Artículos de Tarot


Aquí puedes leer los artículos de Tarot que suelo escribir, espero los disfrutes y recuerda compartir si te han gustado

Luna Llena en Escorpio 2017



Escorpio es el signo de la transmutación, representa las metamorfosis que es preciso atravesar para dar con el poderoso potencial de luz que habita en la sombra, en todo aquello que, de alguna manera ha sido reprimido y que busca su justo lugar en nuestra vida.
Cuando la Luna llena tiene lugar en este signo es un momento ideal para explorar a través de nuestra dimensión emocional ese contenido que pugna por ser integrado a la conciencia.

Esta es, por tanto, una Luna para ir a lo más profundo del alma, a sus propias raíces y ver de que se están nutriendo, qué es preciso aceptar y reconocer en nuestro interior para ser incorporado sana y creativamente a la conciencia.  

Será necesaria, para ello, una profunda introspección y la disposición para transformarnos en función de nuestro crecimiento y maduración, máxime cuando uno de los dispositores de esta Luna, Plutón, aún retrógrado, sigue su largo tránsito por el signo de Capricornio, y Saturno aún se encuentra, también retrógrado, en Sagitario, invitándonos esto a una reestructuración de nuestros proyectos, sueños e ideales partiendo de una reevaluación de la estructura de nuestra sombra, atendiendo especialmente a los miedos, bloqueos y condicionamientos que por largo tiempo han limitado nuestra evolución.

Esta Luna tiene además una connotación especial pues tradicionalmente sirve de marco a la celebración de la fiesta del Wesak, en la cual se conmemora la iluminación del Buda histórico, Siddharta Gautama.

Según narra la historia, en el preámbulo de su iluminación Buda tuvo que enfrentarse a Mara, señor de la ilusión, líder de los demonios, haciendo referencia a todos los demonios internos que debió trascender para iluminarse.
Esos demonios vienen siendo los miedos, apegos, ignorancia y bajas pasiones que todo ser humano alberga y que podemos encontrar en mayor o menor medida en nosotros mismos y también proyectados en esa realidad que manifestamos a diario.
No obstante, en esa misma obscuridad reside la semilla que germinará luminosa en el proceso de despertar de la conciencia.
Esta lunación constituye, por tanto, un tiempo de especial atención a nuestro trabajo interno, para redescubrir nuestro potencial interior y permitir que la luz de la conciencia le impregne de toda la fertilidad y belleza que irradia el Sol desde el signo de Tauro, que nos llama a experimentar la fuerza de la vida a través de los sentidos, a iluminar ese templo que es nuestro cuerpo, a hacer de esos cinco sentidos una  puerta de acceso a nuestros mundos internos, hasta llegar el momento en que esos sentidos se fundan en un profundo silencio, ese silencio propio del signo de Escorpio que experimentamos como una muerte y que da paso al silencio mayor y transcendente del signo de piscis, cuyo regente moderno,  Neptuno,  se encontrará recibiendo un trígono de esta Luna escorpiana.

En este sentido, será un día muy especial para la meditación y la práctica espiritual, así como para todas las formas de arte inspirado,  experimentadas desde el enfoque terapéutico y transformador propio de esta Luna llena.

Esta Luna potenciará además la intuición y el psiquismo, siendo favorable para las prácticas de Nidra Yoga en particular, aunque también para cualquier otro tipo de Yoga, así como para el Tantra, Chi Kung, Tai chi, terapias energéticas, prácticas chamanicas, etc., pues Escorpio es el signo de la alquimia, de la transmutación de las fuerzas telúricas en fuerzas sutiles, de la oscura y sagrada energía sexual en Luz, del reconocimiento del potencial sanador que habita en la sombra y del profundo poder interior.

La Luna también se encontrará haciendo aspecto a Plutón, en este caso se trata de un sextil que facilitará esa transformación estructural tan necesaria impulsada desde la transformación del alma y, porqué no, también puede referirnos a una transformación estructural a nivel familiar o, incluso, en un sentido más mundano, de aquellos pueblos y naciones que se han visto oprimidas por sistemas de poder caducos y retrógrados que han llevado a la población al hartazgo.

La Luna escorpiana también puede referir el tema de la muerte.  Uno de los símbolos asociados a este signo es el ave fénix que es capaz de morir y renacer renovado de sus cenizas.


La muerte puede entenderse en ocasiones como simbólica, pero en otras se expresa también de forma física y, aunque esta no sea más que una ilusión, en este plano la percibimos como algo real, con el consecuente dolor que conlleva la pérdida. 

Por ser la Luna el regente natural, entre otras cosas, de los pueblos y naciones, al encontrarse llena en el signo de Escorpio puede hacer referencia a momentos de crisis profundas que les afecten y que, en algunos casos, pueden conllevar acontecimientos dolorosos y oscuros, tales como la muerte, la tortura, el terrorismo, incluido el terrorismo de estado, el cual ha evidenciado un notable recrudecimiento de muchas maneras a raíz de la entrada, hace unos cuantos años ya, de Plutón en Capricornio.

Esperemos que de estas crisis salgamos fortalecidos y habiendo aprendido la lección que entrañan para que no volvamos a tropezar con las mismas piedras en el futuro, pues como bien dice el dicho, aquel que no conoce su historia, está destinado a repetirla y esto vale tanto a nivel personal como familiar y mundano.

Yo agregaría además que hemos de procurar no solamente conocerla, sino aprender de ella para no repetirla, aprender, entre otras cosas, a no delegar el poder sobre nuestras vidas en aquellos que gobiernan, a desconfiar de medidas populistas que son pan para hoy y hambre para mañana, a asumir la responsabilidad conjunta que tenemos de construir un  país para beneficio de todos y no de una cúpula que se enriquece en detrimento del pueblo, a hacer valer y reclamar nuestros derechos, entre otras.  

En otras palabras, el pueblo ha de empoderarse y ser responsable en el ejercicio de ese poder, para que aquellos que están en cargos representativos respondan positiva y efectivamente a la obligación de hacerse responsables también de su labor como constructores de un país.

Pero este reto de transformación estructural ha de comenzar por una profunda transformación interior y esa atañe a cada uno en su propia alma, para luego extenderse a su núcleo familiar y a todo su entorno.   

También es importante resaltar la influencia de Marte, quien es dispositor de esta Luna llena por su regencia tradicional sobre el signo se Escorpio.  
El mismo se encuentra actualmente en el signo de Géminis, y su dispositor, Mercurio, en el signo de Aries, por lo tanto, en recepción mutua, es decir, cada uno de estos dos planetas se encuentra transitando en el signo regido por el otro.  

Mercurio además acompañado de Urano, en tales circunstancias de su recepción mutua con Marte en Géminis, puede potenciar, entre otras cosas, la posibilidad se accidentes viales, de protestas callejeras y de sucesos violentos a nivel colectivo, así como las discusiones por temas de tipo social o peleas entre grupos o incluso entre amigos. Y siendo Marte dispositor de esta Luna, también indicará mayor posibilidad de discusiones por temas familiares, así como crispación emocional que puede conducir a expresar de forma directa o incluso agresiva nuestro malestar.  La prudencia será una virtud importante en estos momentos para evitar males mayores.   

Las redes pueden volverse también en algún sentido un campo de batalla para algunos o ver incrementado en su contenido sucesos violentos.  Serán así mismo, más que nunca, un plataforma de protesta para todos aquellos que se han cansado de soportar sumisamente diversas formas de maltrato y opresión.

Marte en géminis se encuentra además cuadrando a Neptuno en Piscis, esto, aunado a su recepción mutua con Mercurio en Aries en conjunción a Urano que aún se encuentra a finales de ese signo, puede hacer referencia a situaciones en que el caos y la marginación llegan al punto de detonar protestas y revueltas, así como a la militarización de las calles para su represión tal como se escenifica actualmente en Venezuela.  Piscis y su regente, Neptuno guardan relación, entre otras cosas, con los gases, en este sentido, correspondería a los gases lacrimógenos que últimamente han asfixiado en las calles a aquellos que resisten en la lucha por su libertad.

A veces es el dolor lo que nos hace despertar, pues nos toca la fibra más profunda del alma y hace emerger la compasión, la empatía y la solidaridad con todos aquellos que sufren.   Y todo despertar conlleva implícita una transformación.

En este sentido, es importante comprender que aquellos demonios externos que enfrentamos no son más que una proyección de nuestros demonios internos, algunos de ellos desde un nivel personal, pero también están aquellos que aunamos a nivel colectivo y que constituyen de alguna manera lo más obscuro de la ideosincracia de un pueblo, de un país e, incluso, parte de la sombra del mismo mundo.  


Aceptemos pues el reto de transformar adentro aquello que queremos transformar afuera.  Seamos ese cambio que queremos ver en el mundo y luchemos lo necesario para vencer la inercia del sistema, esa que quiere mantenernos dormidos y alienados, como zombis, muertos en vida. Resurjamos como aves fénix de nuestras cenizas, ese es uno de los grandes objetivos que esta Luna nos propone.

Nathacha Oura

Luna Llena en Libra 2017


La Luna llena en Libra que se aproxima tendrá lugar en el grado 21 del signo de Libra, el signo de la belleza y el amor entendidos desde el punto de vista ideal, así como también de la socialización, la estética, la justicia y la búsqueda del equilibrio, la armonía y la paz.
Esta Luna llena en Libra, entre otras cosas, nos brindará la posibilidad de explorar en nuestro interior la necesidad de relacionarnos y, así mismo, de experimentar el sentido que nos brinda la belleza interior, invitándonos a encontrar esa plenitud que es capaz de proporcionarnos.  
Se nos ha hecho ya tan habitual buscar el amor y la belleza afuera, que solemos olvidar que, incluso ese amor y esa belleza no son más que una proyección de esa misma energía que somos y que acaba por manifestarse exteriormente de muchas maneras para resonar con esa belleza del alma desde la cual ha sido proyectada.
Libra es además un signo dual y es el signo que pone en evidencia la dualidad a través de lo externo, el juego de espejos entre el yo y el otro que, naturalmente, no es más que un juego ilusorio del Ser para reconocerse a través de su opuesto complementario, ese que vemos como diferente, ya sea que podamos incluso considerarlo un aliado o un oponente, nos está enseñando algo de nosotros mismos, algo que es necesario reconocer, integrar e incluso, muchas veces, sanar.
Es entonces momento de preguntarnos  de qué manera estamos vibrando y hacer mayor conciencia acerca de aquello que atraemos, de qué respuesta estamos generando desde nuestra pulsación interna, recordando que esa realidad que manifestamos la estamos cocreando con el otro, que no es más que otro yo, con otro cuerpo, con otra estructura mental y emocional, pero al fin y al cabo otra manifestación de la conciencia.  Desde ese pulso interior, ¿generamos armonía o conflicto?.  
La conjunción de la Luna con Júpiter retrogrado en este signo, nos facilitará esa exploración y aprendizaje sobre lo que el juego de la dualidad es y la manera en que solemos aprehender las emociones ajenas y enganchar con ellas a través del conflicto en la búsqueda de esa armonía que sólo hallaremos en la medida en que reconozcamos como resuenan en nosotros mismos y resolvamos el conflicto interior subyacente.
Júpiter conjunto a la Luna también es capaz de amplificar o exagerar las emociones, así que aquello que dicen de que nuestro espejo nos muestra nuestros defectos y virtudes de forma exagerada para que hagamos mayor consciencia de estos se hará aún más patente en esta lunación y esto podremos experimentarlo especialmente tanto en el plano familiar en general, como en las relaciones de pareja o de asociación en particular.
El amor y las relaciones serán un punto especial a trabajar en esta Luna llena en Libra, máxime cuando su dispositor, Venus, regente del signo de Libra, se encuentra retrógrado sobre el profundo y caótico signo de Piscis.
Si bien este nos inclina hacia el amor incondicional y sublime, también puede llevarnos a experimentar sufrimiento y confusión, sentimientos de culpa y/o victimización, de vacío y abandono.

Al estar retrógrado, Venus nos está pidiendo una revisión, que ha de ser muy profunda y que puede sacar a la luz nuestros miedos más irracionales, entre ellos el fantasma de la traición y el engaño, que podría a veces llegar a manifestarse confirmando nuestros temores o ser simplemente sólo eso, un fantasma que nos atormenta y nos impide relajarnos y disfrutar del amor y la belleza que la vida nos ofrece.
También puede ocurrir que algunas personas se sientan tentadas a experimentar amores secretos, cansadas quizá de una relación insatisfactoria, en la que, por algún motivo, no han llegado a conectar profundamente con el otro o se han encontrado como un barco a la deriva ante una relación carente a la que se han adaptado “en nombre del amor” a esa persona, conformándose y sacrificándose, algo sobre lo que el Venus retrógrado en Piscis nos permitirá reflexionar y valorar si realmente vale la pena el sacrificio o si es momento de salir de ese círculo vicioso por doloroso que pueda resultar.  
El perdón, la comprensión y el amor incondicional son los recursos internos que pueden asistirnos en ese trance y el salir del papel de víctima o de victimario.  
A veces es mejor renunciar a una causa perdida, antes que quedarse envuelto en una utopia, en amor platónico o disfuncional, que puede conducirnos tarde o temprano al desengaño.  A este proceso puede habernos llevado una pérdida de la fe en el otro, en la relación o, incluso, en el amor mismo, pero tarde o temprano la fe resurgirá y lo hará indudablemente desde nuestro interior y nos dará una nueva oportunidad de experimentar, de aprender, desaprender y expandirnos junto a alguien.
Tal vez descubramos que sólo hacía falta reajustar esa idealización ensoñada que habíamos creado respecto al amor, tal vez redescubramos a nuestra pareja desde una dimensión más profunda y espiritual, tal vez salgan a la luz aquellas cosas que la neblina no nos dejaba ver para que entonces podamos ver al otro con más claridad y honestidad, sin disfraces ni máscaras, ver al otro desnudo, tal cual es y, desde ahí, aceptarle.  
Entonces sabremos si estábamos realmente amándole o si amábamos la idea del amor que intentábamos en vano recrear, como si de una fantasía se tratase, o si nuestra pareja está haciendo eso mismo con nosotros, o bien, intentando complacer nuestra fantasía, sin una certeza interior respecto a sus sentimientos y/o la relación.
Esta retrogradación de Venus en Piscis tal vez despeje nuestras dudas e incertidumbres o al menos ese debería ser el objetivo.
No es raro también que vuelvan a rondarnos amores del pasado, puede que si ello no ocurre de forma literal, si que acontezca de alguna manera a través de nuestras fantasías y sueños.
Mercurio retrógrado también favorece el retorno de amantes, pero hemos de ser precavidos pues la retrogradación no va a durar más que unas pocas semanas y sólo después de pasado este período podremos valorar si su vuelta resulta consistente o no.
Mercurio retrógrado, como siempre, también propende a retrasos, especialmente en los asuntos relacionados con el signo en cuestión, en este caso, al encontrase en el signo de Tauro, podríamos experimentar algún  retraso, por ejemplo, en temas de dinero  o compras, así que lo mejor será ser ahorrativos para que no nos tome desprevenidos cualquier retraso monetario, así como también armarnos de la paciencia propia de ese signo.

Como siempre, con Mercurio retrógrado se recomienda prestar mayor atención a la comunicación y a los escritos, especialmente a la letra pequeña.
Continuando con la dinámica energética de la que participa esta Luna llena, hay que mencionar que la misma se encontrará formando parte de una T cuadrada, que es una figura de aspectos de naturaleza tensa, que representa obstáculos y desafíos que se conjugan para encontrar armonía a través del conflicto y desencadenar a la fuerza o con algún esfuerzo especial alguna situación.
La T cuadrada en cuestión es la que hace un tiempo vienen conformando Júpiter en Libra, Urano en Aries y Plutón en Capricornio, que será activada por la Luna, la cual acompañará a Júpiter en Libra durante esta Luna llena, y el Sol, que desde hace unos días se encuentra acompañando al planeta Urano en el signo de Aries.
La misma promete, entre otras cosas, un ambiente de agitación social en aquellos lugares que se encuentren sometidos a injusticia y opresión, como es el caso de Venezuela, país en el cual se ha activado la lucha, tras la injusta maniobra del gobierno que perpetró un autogolpe a través del Tribunal Supremo de Justicia.  Vemos aquí patente el simbolismo del signo de Libra, que representa, entre otras cosas, a los tribunales.  
Con la actual Luna llena en Libra, en conjunción a Júpiter en Libra, el cual nos refiere de alguna manera a la justicia y la diplomacia, asistiremos al desenlace de las gestiones que realiza la OEA como organismo encargado de velar, entre otras cosas, por la paz de los pueblos y los derechos humanos de los países del continente americano, para aplicar la carta democrática en favor del pueblo venezolano.  
Por su parte, el Gobernante, representado por el Sol que se encuentra en el belicoso signo de Aries utilizará los cuerpos de seguridad para ejercer su tiranía y su terrorismo de Estado (Plutón en Capricornio) a través de la represión y llamando a sus seguidores al enfrentamiento, no obstante, el pueblo seguirá activo en la lucha batallando por su libertad, así que la presencia de Urano en Aries seguirá haciéndose notar fuertemente.  
La energía de la mencionada T cuadrada activada en este lunación, también se está haciendo notar con el recrudecimiento del terrorismo y con los ataques que está padeciendo el pueblo de Siria.
Con estas energías en plena efervescencia es posible también que se activen volcanes y que hayan fuertes reajustes de la corteza terrestre.
Así mismo es posible esperar un repunte en el índice de accidentes, explosiones e incendios, así que es momento de extremar precauciones en cuanto a la seguridad en nuestro día a día.
Esta T cuadrada nos está dando una lunación bastante explosiva en muchos sentidos, siendo el momento de importantes reajustes que se efectuarán en la esfera internacional en búsqueda de la paz y la justicia y, por contraparte, también de acciones injustas por parte de aquellos que pretenden preservar poderes o intereses, así que va a ser todo un reto encontrar esa armonía que el signo de Libra nos propone, sólo si renovamos nuestra fe y luchamos con originalidad por aquello que es justo y necesario podremos alcanzarla.
Enviemos pues fuerza y luz a aquellos que luchan por sus derechos para que encuentren la ansiada libertad sin la cual ninguna paz puede ser posible y recordemos que en estos tiempos convulsos que vivimos nuestra mejor arma es la solidaridad. 


Nathacha Oura

Luna Llena en Cáncer 2017



Cáncer es el signo de lo maternal, un signo de naturaleza emocional, donde la Luna tiene su domicilio y, por tanto, actúa en dicho signo de la forma más natural y pura que puede hacerlo.  Esta Luna llena será, por ello, un momento especialmente propicio para explorar nuestras necesidades emocionales y nutricias, así como nuestra capacidad de dar nutrición, resguardo y afecto.
El Sol desde el signo de Capricornio la iluminará con su luz austera que irradia, no obstante, un poderoso potencial de desarrollo y un propósito de madurez que se irá consolidando con el tiempo.
Capricornio es el signo donde el Sol es como un viejo que se vuelve niño otra vez, un niño que trae consigo, por lo tanto, toda la madurez acumulada que guarda como promesa de su futuro desarrollo que habrá de cumplir a lo largo del ciclo zodiacal.  
En ese signo alcanzó su vejez en el solsticio de invierno, a partir del cual vuelve de nuevo a comenzar a crecer, a desarrollarse en pos de su maduración.  El Sol en Capricornio representa al niño cristico, a la conciencia encarnada, hecha materia, por lo tanto, al hijo del hombre, a la manifestación terrenal del Adán Kadmón, al modelo prototípico de la conciencia cristalizado en la tierra, a la luz que ha descendido de las altas esferas de la creación para manifestarse en el plano de la forma y desarrollar la maestría sobre el proceso evolutivo.
Este signo simbolizado por el macho cabrío representa también al semidiós Pan de la mitología griega, al mítico Fauno de los romanos o al Cernunnos, de la cultura celta, relacionados con el instinto y la potencia sexual, la naturaleza salvaje, los bosques y la fertilidad.
La Luna, totalmente receptiva a la luz solar capricorniana, la reflejará de forma afectuosa desde el signo de Cáncer, como intentando arropar a ese niño interior que ilumina con su brillo el frío ambiente invernal y también mostrándose receptiva a ser fertilizada por esa potencia poderosamente productiva, haciendo florecer el propósito de esta lunación que es ser capaces de madurar hasta tal punto de volvernos fecundos y poder cuidar de forma maternal aquello que precise ser cuidado para que pueda seguir madurando en nosotros de forma segura y fértil.
Esta Luna, que tendrá lugar en el grado 22 del signo de Cáncer, es la primera del año y es conocida en la tradición pagana en el hemisferio norte como Luna fría o del Lobo.  En esta ocasión viene acompañada muy propiciamente por el asteroide Vesta que representa, entre otras cosas, el fuego sagrado, invitándonos a buscar la calidez en el hogar y la familia en medio del ambiente frío propio de estas fechas.  Desde la dulce y suave luz de una vela hasta el abrazador calor de la chimenea pueden hacernos sentir mejor ya sea emocional o físicamente.
Emocionalmente estaremos más sensibles, emotivos, receptivos, fluctuantes y tal vez, incluso, melancólicos.  Los recuerdos y la intuición así como también la imaginación pueden llegar a potenciarse enormemente.

La  Luna en Cáncer de este año será vivida con una intensidad especial puesto que se encuentra formando parte de la dinámica tensa pero estimulante de una T cuadrada, completada junto a la oposición entre la conjunción Sol/Plutón en Capricornio y la conjunción Luna/Vesta en Cáncer, por la oposición que se establece entre Júpiter en Libra y Urano y Ceres, ambos en conjunción en Aries.
Ambas oposiciones unidas entre sí por mutuas cuadraturas generan una dinámica que puede resultar de alguna manera agotadora y estresante pero también altamente productiva si hemos sabido aplicar de forma sinérgica el esfuerzo sostenido y la disciplina creadora del Sol en Capricornio, la receptividad cálida, servicial y devotamente nutridora de la conjunción Luna/Vesta en Cáncer, el optimismo conciliador y la armoniosa expansión de Júpiter en Libra y el impulso desapegado y liberador de Urano en Aries, que en conjunción a Ceres va al reencuentro de su libertad pero que, paradójicamente, corre el riesgo de perderla.  
Puede que ganemos esa libertad y autonomía en algún sentido, pero que la perdamos en otro.  Por un lado, precisaremos nutrir y ser nutridos y por otro lado querremos sentir que esa necesidad se desarrolla sin agobios, respetando nuestro espacio vital y el del otro, siendo capaces igualmente de expandirnos y proyectar algo juntos.  
Ahí está, entre otras cosas, el reto de esta T cuadrada.  Una T cuadrada para trabajar el tema de la afectividad y la dependencia como propuesta lunar, la nutrición y el resguardo independiente propuesta por la conjunción Ceres/Urano en Aries, el sentido de la codependencia propuesta por Júpiter en Libra y la propuesta capricorniana del Sol que manifiesta en este signo la acción desde el punto de vista de lo que es conveniente y útil a nivel práctico.
Este Sol que es todo un estratega junto al profundo y transmutador Plutón seguramente sabrá como empoderarse y qué hacer para aprovechar el impulso motriz de esta T cuadrada.
La Luna representa no solamente nuestro mundo emocional o interior, aquello que llamamos ánima o alma, sino también las figuras femeninas que evocan este principio, en especial a la madre.  Así mismo, también representa al clan o familia al cual pertenecemos de una forma u otra.
En este sentido, con la Luna llena en el signo de Cáncer nos notaremos más sensibilizados y receptivos hacia nuestra madre o figuras femeninas que puedan evocar este principio materno en nuestras vidas, así como también hacia la familia, y es posible que sintamos que, de alguna manera, estos demandan nuestra atención de forma especialmente acuciante, por lo cual habremos de invertir el más preciado bien del Sol en Capricornio, el tiempo, en atender activamente esas demandas.
En este sentido, desde la perspectiva del Sol en Capricornio que ilumina a esa Luna llena en Cáncer, tal vez no podamos hacerlo exactamente de la forma en que ellos y nosotros mismos, como un miembro más de la familia, precisaríamos, es decir, desde una dimensión más emocional, más íntima, cercana, en torno a la calidez que representa ese útero simbólico del ambiente familiar, sino de una forma más bien práctica que permita asistirlos ante esas necesidades de afecto, protección y/o nutrición que evidencian.
También podemos sentir que son estos quienes buscan arroparnos y protegernos con sus cuidados, nutrición, y/o afecto al percibir nuestros miedos, limitaciones, cansancio o carencias.

Al estar ese Sol en conjunción a Plutón en el, signo de Capricornio, tomaremos conciencia del poder que tenemos de transformarnos a nosotros mismos en función de las necesidades de nuestro mundo interior y de cómo somos capaces de empoderarnos de tal manera sobre los miedos y limitaciones que nos han estancado y constreñido hasta ahora transformándolos en fortalezas y en oportunidades de expansión.  
No olvidemos que el dispositor de ambos planetas por su regencia sobre el signo de Capricornio, Saturno, se encuentra en el signo de Sagitario y además estará formando un semisextil con el Sol en Capricornio y un quinconcio con la Luna en Cáncer.  Por ello, mientras más fe y optimismo pongamos en nuestras batallas diarias veremos mayor evolución y avance gradual y sostenido.
También es importante mencionar la conjunción Marte/Quirón en Piscis que se encuentra en cuadratura a Saturno en Sagitario, este aspecto tenso entre ambos maléficos puede generar, en cierta forma, stress, angustia y cansancio, así como cierto sentimiento de inseguridad, de no saber como actuar frente a situaciones límite, bien hacerlo de forma caótica y confusa.  Podemos sentir también que necesitamos estirar el tiempo para hacer todas las cosas que nos gustarían.  Puede, por ejemplo, que nos veamos agobiados por exceso de trabajo, sintiéndonos sobrepasados y alienados por tanta actividad.
La identidad puede verse teñida por el espíritu de abnegación y sacrificio de quien se encuentra en la situación de tener que sanar sus propias heridas espirituales y aún es capaz de dejarlas a un lado para abocarse a sanar las de otros.
Esa conjunción también se encontrará en aspecto con el Sol y la Luna, a través de un sextil y un trígono respectivamente, facilitando con su predisposición altamente sensible y su actitud valiente ante lo desconocido y misterioso, la pertura a la acuosidad emocional de la Luna en Cáncer, pero activando también la actitud prudente y paciente del Sol en Capricornio, sin la cual las emociones podrían desbordarse.
La Luna se encontrará además haciendo trígono a Lilith en Escorpio, activando la intensidad transformadora de nuestra bruja interior y a su vez movilizando nuestras pulsiones sexuales y propiciando una atmósfera misteriosa y mágica.
Por su parte, la actual conjunción entre Neptuno, Venus y Palas junto al Nodo Sur en Piscis nos hará evocar el romanticismo y la belleza sutil de la sabiduría del pasado, es como si de alguna forma nos sintiésemos llamados a reconectar con algún tipo de legado cultural, especialmente de tipo artístico o espiritual.  No obstante es importante tener la capacidad de encauzar ese conocimiento en función de nuestra misión personal de vida, dándole sobre todo un sentido práctico, como bien lo demanda en Nodo Norte en Virgo.

Esta conjunción también puede afectar al tema del amor y las relaciones de pareja, tal vez se produzcan retornos románticos, o bien coincidiendo con alguna situación o momento dramático de nuestra vida, de amores del pasado.  También puede representar alguna pareja o afecto especial que sale de nuestras vidas de forma confusa y especialmente dolorosa.
Algunos podrían sentir que la relación de pareja se diluye en una especie de neblina, encontrándose sin un rumbo definido y escapando por la puerta de atrás, junto a miedos y dudas que retornan como fantasmas del pasado, o que tal vez las ocupaciones prácticas del día a día hayan dejado en el pasado el romanticismo habitual.
Para otros podría significar, sin embargo, una reconexión con ese espíritu romántico que creían perdido en la relación generando momentos de verdadera magia y profunda conexión espiritual con la pareja, planteándose el reto de encauzar esos sentimientos de comunión espiritual con el otro de forma práctica y productiva con el fin de consolidar la relación y no dejarla únicamente flotando en un romanticismo que tarde o temprano puede volver a diluirse y dejarnos sin un suelo que pisar juntos.
Tal vez lo mejor sea acudir al ánimo que nos asiste desde la mente positiva de Mercurio en Sagitario para adoptar una actitud mental lo más optimista posible ante cualquier circunstancia, antes de que entre en Capricornio de nuevo y adopte una actitud más exigente, juzgadora e incluso pesimista que, no obstante, puede también aportarnos un poco de realismo ante aquellas cosas de las que hasta ahora hemos hecho la vista gorda.
Sea como sea, os deseo que esta Luna llena sea un momento de cálida intimidad con vuestro mundo interior y con aquellos seres que son o que sentís entrañable parte de aquello que llamamos familia. 

Nathacha Oura