Luna Llena en Libra 2017


La Luna llena en Libra que se aproxima tendrá lugar en el grado 21 del signo de Libra, el signo de la belleza y el amor entendidos desde el punto de vista ideal, así como también de la socialización, la estética, la justicia y la búsqueda del equilibrio, la armonía y la paz.
Esta Luna llena en Libra, entre otras cosas, nos brindará la posibilidad de explorar en nuestro interior la necesidad de relacionarnos y, así mismo, de experimentar el sentido que nos brinda la belleza interior, invitándonos a encontrar esa plenitud que es capaz de proporcionarnos.  
Se nos ha hecho ya tan habitual buscar el amor y la belleza afuera, que solemos olvidar que, incluso ese amor y esa belleza no son más que una proyección de esa misma energía que somos y que acaba por manifestarse exteriormente de muchas maneras para resonar con esa belleza del alma desde la cual ha sido proyectada.
Libra es además un signo dual y es el signo que pone en evidencia la dualidad a través de lo externo, el juego de espejos entre el yo y el otro que, naturalmente, no es más que un juego ilusorio del Ser para reconocerse a través de su opuesto complementario, ese que vemos como diferente, ya sea que podamos incluso considerarlo un aliado o un oponente, nos está enseñando algo de nosotros mismos, algo que es necesario reconocer, integrar e incluso, muchas veces, sanar.
Es entonces momento de preguntarnos  de qué manera estamos vibrando y hacer mayor conciencia acerca de aquello que atraemos, de qué respuesta estamos generando desde nuestra pulsación interna, recordando que esa realidad que manifestamos la estamos cocreando con el otro, que no es más que otro yo, con otro cuerpo, con otra estructura mental y emocional, pero al fin y al cabo otra manifestación de la conciencia.  Desde ese pulso interior, ¿generamos armonía o conflicto?.  
La conjunción de la Luna con Júpiter retrogrado en este signo, nos facilitará esa exploración y aprendizaje sobre lo que el juego de la dualidad es y la manera en que solemos aprehender las emociones ajenas y enganchar con ellas a través del conflicto en la búsqueda de esa armonía que sólo hallaremos en la medida en que reconozcamos como resuenan en nosotros mismos y resolvamos el conflicto interior subyacente.
Júpiter conjunto a la Luna también es capaz de amplificar o exagerar las emociones, así que aquello que dicen de que nuestro espejo nos muestra nuestros defectos y virtudes de forma exagerada para que hagamos mayor consciencia de estos se hará aún más patente en esta lunación y esto podremos experimentarlo especialmente tanto en el plano familiar en general, como en las relaciones de pareja o de asociación en particular.
El amor y las relaciones serán un punto especial a trabajar en esta Luna llena en Libra, máxime cuando su dispositor, Venus, regente del signo de Libra, se encuentra retrógrado sobre el profundo y caótico signo de Piscis.
Si bien este nos inclina hacia el amor incondicional y sublime, también puede llevarnos a experimentar sufrimiento y confusión, sentimientos de culpa y/o victimización, de vacío y abandono.

Al estar retrógrado, Venus nos está pidiendo una revisión, que ha de ser muy profunda y que puede sacar a la luz nuestros miedos más irracionales, entre ellos el fantasma de la traición y el engaño, que podría a veces llegar a manifestarse confirmando nuestros temores o ser simplemente sólo eso, un fantasma que nos atormenta y nos impide relajarnos y disfrutar del amor y la belleza que la vida nos ofrece.
También puede ocurrir que algunas personas se sientan tentadas a experimentar amores secretos, cansadas quizá de una relación insatisfactoria, en la que, por algún motivo, no han llegado a conectar profundamente con el otro o se han encontrado como un barco a la deriva ante una relación carente a la que se han adaptado “en nombre del amor” a esa persona, conformándose y sacrificándose, algo sobre lo que el Venus retrógrado en Piscis nos permitirá reflexionar y valorar si realmente vale la pena el sacrificio o si es momento de salir de ese círculo vicioso por doloroso que pueda resultar.  
El perdón, la comprensión y el amor incondicional son los recursos internos que pueden asistirnos en ese trance y el salir del papel de víctima o de victimario.  
A veces es mejor renunciar a una causa perdida, antes que quedarse envuelto en una utopia, en amor platónico o disfuncional, que puede conducirnos tarde o temprano al desengaño.  A este proceso puede habernos llevado una pérdida de la fe en el otro, en la relación o, incluso, en el amor mismo, pero tarde o temprano la fe resurgirá y lo hará indudablemente desde nuestro interior y nos dará una nueva oportunidad de experimentar, de aprender, desaprender y expandirnos junto a alguien.
Tal vez descubramos que sólo hacía falta reajustar esa idealización ensoñada que habíamos creado respecto al amor, tal vez redescubramos a nuestra pareja desde una dimensión más profunda y espiritual, tal vez salgan a la luz aquellas cosas que la neblina no nos dejaba ver para que entonces podamos ver al otro con más claridad y honestidad, sin disfraces ni máscaras, ver al otro desnudo, tal cual es y, desde ahí, aceptarle.  
Entonces sabremos si estábamos realmente amándole o si amábamos la idea del amor que intentábamos en vano recrear, como si de una fantasía se tratase, o si nuestra pareja está haciendo eso mismo con nosotros, o bien, intentando complacer nuestra fantasía, sin una certeza interior respecto a sus sentimientos y/o la relación.
Esta retrogradación de Venus en Piscis tal vez despeje nuestras dudas e incertidumbres o al menos ese debería ser el objetivo.
No es raro también que vuelvan a rondarnos amores del pasado, puede que si ello no ocurre de forma literal, si que acontezca de alguna manera a través de nuestras fantasías y sueños.
Mercurio retrógrado también favorece el retorno de amantes, pero hemos de ser precavidos pues la retrogradación no va a durar más que unas pocas semanas y sólo después de pasado este período podremos valorar si su vuelta resulta consistente o no.
Mercurio retrógrado, como siempre, también propende a retrasos, especialmente en los asuntos relacionados con el signo en cuestión, en este caso, al encontrase en el signo de Tauro, podríamos experimentar algún  retraso, por ejemplo, en temas de dinero  o compras, así que lo mejor será ser ahorrativos para que no nos tome desprevenidos cualquier retraso monetario, así como también armarnos de la paciencia propia de ese signo.

Como siempre, con Mercurio retrógrado se recomienda prestar mayor atención a la comunicación y a los escritos, especialmente a la letra pequeña.
Continuando con la dinámica energética de la que participa esta Luna llena, hay que mencionar que la misma se encontrará formando parte de una T cuadrada, que es una figura de aspectos de naturaleza tensa, que representa obstáculos y desafíos que se conjugan para encontrar armonía a través del conflicto y desencadenar a la fuerza o con algún esfuerzo especial alguna situación.
La T cuadrada en cuestión es la que hace un tiempo vienen conformando Júpiter en Libra, Urano en Aries y Plutón en Capricornio, que será activada por la Luna, la cual acompañará a Júpiter en Libra durante esta Luna llena, y el Sol, que desde hace unos días se encuentra acompañando al planeta Urano en el signo de Aries.
La misma promete, entre otras cosas, un ambiente de agitación social en aquellos lugares que se encuentren sometidos a injusticia y opresión, como es el caso de Venezuela, país en el cual se ha activado la lucha, tras la injusta maniobra del gobierno que perpetró un autogolpe a través del Tribunal Supremo de Justicia.  Vemos aquí patente el simbolismo del signo de Libra, que representa, entre otras cosas, a los tribunales.  
Con la actual Luna llena en Libra, en conjunción a Júpiter en Libra, el cual nos refiere de alguna manera a la justicia y la diplomacia, asistiremos al desenlace de las gestiones que realiza la OEA como organismo encargado de velar, entre otras cosas, por la paz de los pueblos y los derechos humanos de los países del continente americano, para aplicar la carta democrática en favor del pueblo venezolano.  
Por su parte, el Gobernante, representado por el Sol que se encuentra en el belicoso signo de Aries utilizará los cuerpos de seguridad para ejercer su tiranía y su terrorismo de Estado (Plutón en Capricornio) a través de la represión y llamando a sus seguidores al enfrentamiento, no obstante, el pueblo seguirá activo en la lucha batallando por su libertad, así que la presencia de Urano en Aries seguirá haciéndose notar fuertemente.  
La energía de la mencionada T cuadrada activada en este lunación, también se está haciendo notar con el recrudecimiento del terrorismo y con los ataques que está padeciendo el pueblo de Siria.
Con estas energías en plena efervescencia es posible también que se activen volcanes y que hayan fuertes reajustes de la corteza terrestre.
Así mismo es posible esperar un repunte en el índice de accidentes, explosiones e incendios, así que es momento de extremar precauciones en cuanto a la seguridad en nuestro día a día.
Esta T cuadrada nos está dando una lunación bastante explosiva en muchos sentidos, siendo el momento de importantes reajustes que se efectuarán en la esfera internacional en búsqueda de la paz y la justicia y, por contraparte, también de acciones injustas por parte de aquellos que pretenden preservar poderes o intereses, así que va a ser todo un reto encontrar esa armonía que el signo de Libra nos propone, sólo si renovamos nuestra fe y luchamos con originalidad por aquello que es justo y necesario podremos alcanzarla.
Enviemos pues fuerza y luz a aquellos que luchan por sus derechos para que encuentren la ansiada libertad sin la cual ninguna paz puede ser posible y recordemos que en estos tiempos convulsos que vivimos nuestra mejor arma es la solidaridad. 


Nathacha Oura