Tarot



El Tarot y su Origen



El tarot es una síntesis del conocimiento hermético,compilado a través de un sistema de láminas.

Su origen es un misterio, sobre el cual se han vertido varias teorías,  entre ellas está la creencia de ocultistas franceses de los siglos XVIII y XIX, tales como Gébelin, Eliphas Levi o Papus, de que este se remonta al antiguo Egipto y guarda estrecha relación con las escuelas iniciáticas o de misterios que allí existían.

Según Paul Foster Case, ocultista estadounidense de principios del siglo XX, el tarot podría tener  un origen marroquí, haciendo referencia a la ciudad de Fez, que después de la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, se constituyó en un importante centro de estudios.

Otro ocultista estadounidense, Arthur Waite, apunta a una procedencia albigense y objeta las hipótesis de un origen más antiguo en Egipto, en China o en India.

No obstante, la mayor parte de las barajas antiguas de tarot que han llegado hasta nuestros días tienen su origen en Italia y de algunos de esos modelos de barajas italianos derivaron barajas francesas como el famoso Tarot de Marsella.


Existen hoy en día múltiples tipos y modelos de tarots, pero lo más importante es comprender que, más allá de un método superficial de adivinación, el tarot es un instrumento de conocimiento, una sintaxis arquetipal, que facilita al hombre el conocimiento de sí mismo y del cosmos del cual forma parte.

El universo, tal y como su nombre lo indica, es una manifestación diversificada de la unidad, del uno.  Este se expresa a sí mismo a través de una serie de fuerzas que, juntas, constituyen su totalidad, es lo que llamamos arquetipos y es a través de la interacción entre estos que la vida fluye.

Los arquetipos, como fuerzas o energías fundamentales que son, están presentes en todo y en todos, pero en cada cosa o en cada Ser hay algún o algunos arquetipos que se manifiestan con mayor intensidad.



Por otra parte, la vida, como proceso, se erige por medio de estos.  Para comprender mejor esta idea quizá sea efectivo entender el universo como una gran obra, en la cual los arquetipos constituyen las esencias de los personajes, los momentos y situaciones y de todo cuanto les rodea.  Pues bien, de estos arquetipos o energías es que nos habla el tarot.





Los 22 Arcanos Mayores




Arcano 0 ✰ El Loco



Comienza el viaje hacia sí mismo…  el loco, con su ligero equipaje, abandonando apegos, seguridades y ataduras, se dirige en contra de todo lo establecido, guiado por el impulso sutil e instintivo de su corazón, con una rosa blanca en la mano izquierda, símbolo de la pureza e ingenuidad del mismo, y un hatillo en la derecha, que contiene los recursos internos que atesora en lo más profundo de su ser, lo único que quizá podrá asistirle y elevarle cuando pose su pie sobre el abismo de la incertidumbre.  El perro, símbolo de la consciencia, trata de advertirle del peligro inminente, más el loco, indiferente, sigue su camino… Leer más...  








Arcano I ✰ El Mago                                                                  


La mente despliega la aurora boreal del trampantojo... La vida es una obra de teatro, viste tu atuendo y representa el personaje...  La mágica ilusión se desmelena, hace su acto y de su acto una creación... Surge la danza de la realidad, atada al vaivén de las esferas, como hilos que trasportan la mística expresión de lo infinito, tejiendo, en un tapiz interminable, la fascinante armonía de las cuerdas, en ella nos atrapa, más todo a un fin responde, que el Ser pueda animar los elementos que lo alojan... Cuerpo, mente, todo cobra vida… El Mago erige en alto la voluntad conquistada… Leer más...











El Eterno Femenino en el Tarot



El Tarot es una síntesis de Sabiduría, que bien nos puede servir como guía para el profundo trabajo de alquimia interior, o bien puede ser usado para arrojar luz sobre situaciones de la vida cotidiana, permitiéndonos actuar con mayor acierto.

En él encontramos una serie de arquetipos universales que no son más que esa multiplicidad de energías que interactúan en nuestro mundo interno; manifestándose en el mundo Externo como realidad de la cual somos canales creadores, que cocreamos con esos arquetipos que buscan manifestarse a través nuestro.

Jung tenía una frase que nos hace reflexionar al respecto: “¿Cuales son los arquetipos que me viven?”. Somos pues creadores, o cocreadores, canales de creación? ¿No somos acaso como el Mago, un médium que aúna su voluntad a la voluntad divina y manifiesta de esta forma su realidad?... Leer más...